Más allá del entendimiento racional

Dr. Santiago Rodríguez Figuereo

Miembro del Comité Central

Vicepresidente de la Dirección Seccional del PLD en Madrid

En los últimos años el Partido de la Liberación Dominicana viene transitando por un camino incierto, sin un rumbo, sin un objetivo entendible para la población que mira con estupor el escenario político de la organización, que en lugar de mostrar con orgullo y entusiasmo el gran desarrollo económico y social alcanzado en la República Dominicana por los gobiernos del PLD, ha llevado el debate de su divergencia política a los medios de comunicación y las redes sociales nacional e internacional, exhibiendo una imagen distorsionada del partido y del país.  Están poniendo en peligro el sueño del Prof. Juan Bosch y los Trinitarios, y el proyecto de nación que encarna el PLD, con lo cual se podría propiciar el retorno del desorden y retornar a la crisis económica que caracteriza a la oposición siempre que ha gobernado.

 La oposición está observando, esperando su momento para entrar en el debate, dejando que sea el mismo partido de gobierna que haga la oposición, máxime cuando esta es tan despiadada entre los mismos compañeros, hay que dejar a las instituciones cumplir su rol (poder legislativo, poder judicial y poder ejecutivo).

Siempre es importante mirar y aprender de los hechos pasados para emprender con éxito los proyectos futuros y conseguir mejores resultados, interpretando adecuadamente el deseo de los ciudadanos.

Debemos aprender, asimilar y mejorar las buenas prácticas políticas de los países que han tenido éxito en su accionar y tener presente los logros conseguidos en el país. Un ejemplo que no debe replicar el PLD son las múltiples divisiones ocurridas en los últimos años en partidos políticos de la región, Ecuador, Brasil, Argentina, etc., en los cuales se han escenificado divisiones a lo interno de sus organizaciones, provocando grandes crisis en sus respectivos países.

La política a nivel internacional está viviendo sus peores momentos, hay una crisis de partido que se viene manifestando de diversas formas, la gran crisis económica que inicio en los Estados Unidos, pero se expandió a todo el mundo afectando gravemente las principales economías de países europeos, llenando de indignación a la población quienes tuvieron que pagar la consecuencia de una crisis provocada por el sistema financiero y la ineficacia de los gobiernos en el control y supervisión,  provocaron grandes manifestaciones populares reclamando democracia y derechos sociales. En el mundo Árabe iniciaron el 17 de diciembre de 2010 en la Ciudad de Túnez, motivada por el descontento de los ciudadanos sometidos por gobiernos autoritarios, quienes ostentaban el poder durante muchos años, Túnez (23 años),  Egipto (30 años), Libia (42 años), Siria (15 años), Yemen (21 años), Argelia (12 años), entre otros.  En Europa persiste la inestabilidad política, debido a la fragmentación de los electores y el desplazamiento de los partidos tradicionales implicados en actos de corrupción.

Estos gobiernos se sentían tranquilos, pensaban que tenían todo controlado y en poco tiempo perdieron el control y fueron derrocados por sus ciudadanos, algunos en pocos días.

Ya es hora de terminar con este show mediático, es necesario reconducir el debate político a lo interno de la organización, con planteamientos acorde con los tiempos y con la sociedad que exigen más transparencia, más debate constructivo, más respeto. Crear mecanismos fuertes a lo interno del partido que promuevan la alternabilidad de liderazgo y la afiliación de simpatizantes que propicie una interacción y  participación en la vida partidaria.

Facebook Comments