BERLÍN.- La decisión de la canciller alemana, Angela Merkel, de presentarse a la reelecciónes un nuevo desafío para esta líder atípica, dispuesta a igualar o superar las marcas en el poder de dos históricos de sus filas conservadoras, Konrad Adenauer y Helmut Kohl.

De imponerse en las generales de 2017, empezará para Merkel una cuenta atrás hacia el récord de su exmentor Kohl, con 16 años en la Cancillería (1982-1998). De no completar la legislatura, podría quedarse en la marca de Adenauer, el canciller fundacional de la República Federal de Alemania (RFA), con 14 años (1949-1963).

Son muchos los hitos en la biografía de Merkel, aunque en este caso no hace más que seguir la dinámica de Kohl de no rehuir las urnas y no dejarse apear del poder más que por una derrota.

Merkel, con dieciséis años al frente de la Unión Cristianodemócrata (CDU) y en la Cancillería desde 2005, ha multiplicado en este periodo su poderío, sin dejar de ser la Angie o Mutti (mamá) del elector. Sigue siendo la favorita de los sondeos, pese a las tensiones con sus aliados bávaros, que pedían un giro derechista a su política migratoria frente al auge del voto xenófobo.

El triunfo de Donald Trump en las presidenciales de EEUU la ha revalorizado como factor de estabilidad global.