Merkel da prioridad a los parados de España frente a los extracomunitarios

La canciller alemana señala que es una de las exigencias fundamentales de la UE.

efe | praga 04/04/2012

La canciller alemana, Angela Merkel, abogó ayer en Praga por dar prioridad para trabajar en Alemania a los españoles desempleados frente a los inmigrantes de fuera de la Unión Europea. «Si vemos que hace falta gente en Alemania, y en España hay un 40 % de jóvenes sin trabajo, no vamos a traer inmigrantes de fuera», dijo la jefa del Gobierno de Berlín en un debate público con su homólogo checo, Petr Necas, en la Facultad de Derecho de la Universidad Carolina.

Esto responde, según la dirigente democristiana, a una de las exigencias fundamentales de la UE, que promueve desde su fundación la creación de un mercado interno de mano de obra, servicios y capitales.

Sin embargo, tanto Merkel como Necas reconocieron el largo camino que aún queda por recorrer. «La crisis ha mostrado que no funcionan algunas políticas comunitarias como deberían», según la dirigente conservadora, y entre ellas mencionó todas aquellas medidas ligadas a la competitividad.

«Hay que mejorar la competitividad comunitaria», reiteró Merkel, en un mundo globalizado donde la Unión Europea cada vez tiene menos peso, ya que sólo genera el 20 % de la renta mundial.

Ambos líderes reconocieron como una asignatura pendiente la efectividad de los fondos de cohesión, orientados a mejorar la competitividad de zonas más deprimidas, y «de los que se han beneficiado sobre todos países como Grecia, Portugal e Irlanda», indicó Necas.

«En la crisis se vio que la dotación de estos fondos no se hizo bien. Hay que lograr que los beneficiarios se coloquen entre los más competitivos de la UE», corroboró Merkel.

Igual de competitivos

Merkel aseguró que los países de la eurozona deben de apoyar políticas que lleven a todos sus miembros a ser «igualmente competitivos». «Países con la misma moneda tienen que ser igualmente competitivos», declaró la mandataria en rueda de prensa tras su encuentro con su homólogo checo, Petr Necas.

Esa mayor competitividad está aparejada, según Merkel, con unas «finanzas sólidas, y con el apoyo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento», adoptado por los miembros de la Unión Europea en 1997, antes de entrar en funcionamiento el euro. La mención del Pacto de Estabilidad, y no al Pacto de Disciplina Fiscal, se debe a que Praga —junto con Londres— ha decidido quedarse de momento fuera del segundo.

Merkel mostró en la capital checa su postura más consensual, sabiendo que entre no pocos políticos checos reina el escepticismo en cuanto al actual proceso de integración comunitaria

Facebook Comments