No a la reencarnación de un tirano

Por MARIA VICTORIA UREÑA*

Otra metida de pata fue lo dicho por Mejía, de llegar a gobernar éste país prevé implementar el Servicio Militar Obligatorio, ¡ofrézcome! yo pensaba que eso era cosas del pasado

Las cosas que los dominicanos tienen que oír cuando hay procesos electorales son increíbles e inauditas, sobre todo cuando hay candidatos que no tienen nada en su cabeza… ni siquiera cabello.

Se oyen acusaciones carentes de pruebas, se inventan palabras que no se han dicho pero las manipulan a tal forma que se oyen como ciertas, se buscan todos los pretextos, denostaciones personales y se prometen cosas que nunca serán cumplidas.

En esta contienda electoral cabe destacar las metidas de pata del candidato presidencial del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), ingeniero Hipólito Mejía, quien al no tener propuestas o un programa de gobierno sustentado para ofrecer al electorado, sale con cualquier ocurrencia o promesa descabellada.

Ese candidato presidencial, en su afán de conseguir votos al precio que sea, declaró recientemente en un momento de euforia política que implementará la «tarjeta morena» en honor al doctor José Francisco Peña Gómez, todo esto en un desesperado intento de competir con la Tarjeta Solidaridad, que de verdad ha beneficiado a miles de dominicanos carentes de recursos sin importar banderías políticas ni credos religiosos.

Otra metida de pata fue lo dicho por Mejía de que si llega a gobernar implementaría el Servicio Militar Obligatorio y asumiría las «cosas positivas» de Trujillo

¡Ofrézcome! yo pensaba que eso era cosas del pasado, y de aquel personaje funesto que enlutó a muchas familias honorables de esta Patria y que asesino a muchos jóvenes valientes que no comulgaban con su forma de gobernar.

¿De dónde le salió a Hipólito alabar tanto a ese tirano y sobre todo afirmar que hay muchas cosas de él que se necesitan en la nación?. Prepárense los jóvenes, pues de Hipólito llegar a ganar las elecciones , es posible que tengan que hacer el servicio militar obligatorio y posiblemente pasar por muchas amarguras.

Cada vez que Mejía abre la boca se hunde más. Por ésa y por muchas razones sus asesores lo mantienen callado, fuera del alcance de los periodistas. Definitivamente, no pega una. Hay que encomendarse a Dios y rogar para que no gane las elecciones y el país no tenga que repetir la historia de un presidente indolente y autoritario.

Recuerden que durante los cuatro años de gestión del PRD-PPH los dominicanos fueron testigos de señales de autoritarismo. Palabras como la de “’Tránquenlo, Llévenselo” eran frecuentes en su lenguaje y el maltrato a la libertad de expresión eran visibles.

¿Saben ustedes lo que pasaría si ese candidato que anda rodeado de los mismos personeros de aquel pasado gobierno, que utilizaban el poder para maltratar vuelva otra vez?. Los ciudadanos vivirían una pesadilla y se dirían a sí mismos: el destino nos jugó una mala jugada.

Todavía señoras y señores, pueblo dominicano, estamos a tiempo a seis meses de asistir a las urnas y elegir entre quien dará bienestar y progreso al país o por quien traerá atraso, retroceso y la sombra y recuerdo de un tirano.

Facebook Comments