¡NO SE PUEDE PREDICAR LA MORAL EN CALZONCILLOS!

Por Olga Capellán.-

 

UNIÓN EUROPEA.–  No se puede o al menos no se debe predicar la moral en calzoncillos, esto va para todo aquellos que aplican una política de doble moral por ante los ojos del pueblo dominicano, sin que se le vean ni siquiera un sonrojo en las mejillas, los funcionarios gubernamentales pretenden pasar por debajo de la mesa un gato entre macuto, cuando tratan de justificar el paquetazo de Danilo, Leonel y el PLD, a sabiendas de que se trata de un palo asechado, sobre todo contra  la clase de menor recursos económicos del país.

Ahora que se ha puesto de moda la palabra “Reformas Fiscal” y las estratosféricas pensiones heivanjoescas, hemos visto como aquellos dirigentes populares que están llamados y que dicen  defienden los intereses del pueblo dominicano, lo que han hecho es tratar de convencer a la ciudadanía de que dichas cargas impositivas van en beneficios del país y como el único camino para salvar la economía nacional.

Muchos funcionarios gubernamentales se van más lejos y pasan de la simple justificación al chantaje, el pasado fin de semana pudimos leer a través de los medios de prensa digitales como el Ministro de Industrias y Comercios de manera categórica dijo qué: si no hay Reforma Fiscal, no habrá 4% para la educación ¿ y qué pretende el flemático funcionario con tales declaraciones?

Estos pseudos dirigentes que antes  hacían llamarse populares no están en  condiciones ni podrán ponerse al lado de los más necesitados porque como miembros o aliados del gobierno del PLD no pueden ser jueces y partes a la vez, porque se está con Dios o con el Diablo; pero nunca con ambos a la vez.

Pero no es para menos, muchos de estos dirigentes que aplican una doble moral y digo así si es que se le puede llamar, ya que estos por más catastrófica que sea la Reforma Fiscal, estos no serán afectados por la misma, ya que como empleados directos o botellas gubernamentales, mediante a las cuales han acumulados grandes fortunas, mientras tanto pretenden hacer creer que con una tarjeta de las llamadas “SOLIDARIDAD” por un valor que oscilan entre 300 a 500 pesos dominicanos el país va a salir de la pobreza.

¿Cómo se puede predicar la política de defensor de los intereses del pueblo y al mismo tiempo ser parte de la maquinaria represiva gubernamental?, pues no, porque mientras los pobres se mueren de hambres, estos exhiben grandes fortunas, se confiesan con el comunismo y comulgan con el capitalismo, pero es que son verdaderos farsantes y caras duras.

Pero es que nuestra sociedad está totalmente perdida, es lamentable ver como un político, considerado la esperanza de la oposición, mientras éste hace alarde de su seriedad (y no lo dudo) su señora esposa deviene un lujoso salario como juez de la Junta Central Electoral JCE y al mismo tiempo disfruta de una alta pensión por el mismo organismo electoral como ex funcionaria de la misma, esto no va  acorde con la posición de un político de tal naturaleza.

De acuerdo a la Ley 379-81 las pensiones no deben pasar el monto de 8 salarios mínimos, ni tampoco se puede ser empleado activo gubernamental y al mismo tiempo devengar una pensión del Estado dominicano.

Así mismo otro párrafo de la misma Ley ante señalada dice qué: las pensiones tampoco deben ser menor a un salario mínimo, de acuerdo al párrafo 87-01 del año 2003.

De igual manera, si un pensionado se reactiva en el ejercicio de alguna función en cualquier institución estatal, este tendrá que dejar de recibir los beneficios por concepto a dicha pensión hasta o por el tiempo que perdure en el ejercicio de dicha actividad laboral, lo que significa que no puede ser pensionista y empleado activo a la vez del Estado Dominicano.

Pero es que los dominicanos nos encontramos o mejor dicho estamos dirigidos por una verdadera mafia política, donde el aspecto moral al parecer ya no le importa a nadie, sino que todo aquel que tiene la oportunidad utiliza al Estado para enriquecerse de manera ilícita, sin importar el sufrimiento del pueblo.

Las Arcas del Estado han sido saqueadas descaradamente, ya sean en beneficio propio de los funcionarios que manejan fondos públicos, y lo peor aún que parte del déficit estatal, en su mayoría este dinero faltante fue utilizado en dar prebendas para comprar la voluntad popular en tiempo electorales a muchos de los cuales se otorgaron lujosas pensiones a ciudadanos que nunca han aportado ni un solo centavo a la Caja de Pensiones y que tampoco la necesitan para vivir, en cambio muchos trabajadores que si han aportados sus dineros a la Seguridad Social, como es el caso de los trabajadores cañeros, los muelleros del POASI, estos al parecer no se hacen meritorios de percibir sus respectivas pensiones para pasar el resto de su vida dignamente como lo requiere toda sociedad.

Hoy, los saqueadores del Estado pretenden castigar a todo el pueblo con cargas impositivas para que paguen por los robos que ellos cometieron, para nadie es un secreto que ese dinero no solo se tomó para comprar conciencias a pobres electores o “personalidades de la sociedad nacional”, sino que también fueron muchos los maletines sellados que salieron del país en condiciones de valijas diplomáticas a través de los salones de embajadores de los diversos aeropuertos del país y que fueron a parar a numerosos paraísos fiscales, ya sean estos Suiza, Islas Caimán, Singapur,  Kuala Lumpur  o Mónaco entre otros.

El pueblo dominicano necesita de hombres conscientes que sepan defender con altura nuestra sociedad nacional, que no se vistan de marxista o leninista para defender los derechos del pueblo, sino que sean verdaderos seres humanos y que piensen en las necesidades de cada uno de los dominicanos.

El profesor Juan Bosch predicó estos valores porque soñaba con un sistema de igualdad para todos, valores estos que fueron traicionados por sus compañeros de organización y seguidores, que han servido a su partido para servirse ellos mismos y no al pueblo.

Pero es que nos encontramos con una partida de políticos irrespetuosos que pretenden practicar la moral en calzoncillos o una política de doble moral, ya que mientras el pueblo se muere de hambre estos se burlan en sus propias caras y les humillan cuando ante los ojos de los seres hambrientos exhiben grandes fortunas pero a ellos les piden que acepten la Reforma Fiscal como un asunto necesario para poder sacarles de la pobreza, cuando solo se le da una tarjeta de “SOLIDARIDAD” por un valor cuestionable y solo si muestran simpatías por el partido de gobierno (el PLD), por el contrario, estos nunca saldrán de la pobreza, sino que están condenados a vivir bajo la indigencia y dependientes a recibir una dadiva.

Si el gobierno quiere sacar al país de la pobreza tendrá obligatoriamente que actuar en contra de los funcionarios corruptos que hasta ahora se ha negado, crear fuentes de trabajo para el sustento familiar é implementar programas de concientización mediante los centros educativos y clubes culturales de la nación y más aún acabar con el narcotráfico que tiene gran parte de nuestra juventud corroída por el vicio de las drogas. Si el presidente Danilo Medina, no presta atención a estos problemas, entonces que se eche a dormir.

Que dios bendiga y proteja a todo el pueblo dominicano.

 

Facebook Comments