Obama promete progreso en tema migratorio

DAVENPORT, Iowa, EE.UU. (AP) — El presidente Barack Obama afirmó que si es reelegido logrará un rápido acuerdo con los republicanos para una reforma a la ley de inmigración y una reducción del déficit federal, en declaraciones antes de la maratónica gira proselitista de dos días que emprendió el miércoles por estados con electores indecisos que podrían ser determinantes para su segundo mandato.

El candidato presidencial republicano Mitt Romney, por su parte, viajó al centro norte de Estados Unidos en un intento por aumentar sus bonos electorales en lo que ha sido una reñida campaña por la Casa Blanca, opacada por la debilidad de la economía nacional.

Romney declaró que «vamos a lograr que esta economía funcione de nuevo», ante una entusiasta multitud en Reno, Nevada. El candidato republicano regresó después al este para cortejar a los electores en Ohio y Iowa.

Romney pidió a las personas de su auditorio que consideren sus circunstancias personales y señaló que el resultado de las elecciones del 6 de noviembre «marcarán la diferencia para la nación, para las familias y para las familias de ustedes, individual y específicamente».

Cuando faltan 13 días para la jornada electoral, las diversas encuestas muestran a ambos contrincantes casi parejos en las opciones de voto a nivel nacional.

Romney adquirió impulso en su campaña así como la ventaja en las preferencias en Florida y Carolina del Norte, dos estados donde ninguno de los partidos es favorito, pero que en conjunto aportan 44 de los 270 votos electorales necesarios para la victoria.

Los colaboradores de Obama insisten en que el mandatario aventaja o está empatado con su contrincante en ambos estados así como en otros siete que son decisivos y en los que ningún partido es predilecto.

La novedad de las nuevas giras de Obama fue eclipsada hasta cierto punto por el contenido de una entrevista que tuvo el día anterior con los principales editores del periódico Des Moines Register. Las palabras de Obama no iban a ser inicialmente difundidas (eran off the record), pero la Casa Blanca las hizo públicas por exigencia de ese medio.

Sin manifestarlo directamente, Obama buscó con sus comentarios descalificar las reiteradas aseveraciones de Romney de que él trabajó con eficacia con los demócratas como gobernador de Massachusetts y que lo haría de nuevo si estuviera en la Casa Blanca.

Sobre la inmigración, otro de los temas que parecen estancados permanentemente, Obama dijo que «si obtengo un segundo periodo, una gran razón por la que lo lograría es porque el candidato republicano y el partido Republicano se han distanciado bastante del grupo de mayor crecimiento demográfico, la comunidad hispana».

Estas declaraciones dejan entrever que los republicanos, si pierden los comicios, tendrán que flexibilizar su oposición a medidas que propicien la residencia permanente o la ciudadanía a los inmigrantes que no tienen permiso para estar en el país.

De los problemas fiscales, Obama dijo que «tiene absoluta confianza en que podamos conseguir el equivalente a una gran negociación» sobre el presupuesto federal que él y los republicanos intentaron sin conseguirlo en 2011, y la cual prevé reducciones al gasto de 2,50 dólares por cada dólar de aumento en la captación, con medidas que reduzcan los costos de los programas de salud.

«Podemos lograr creíblemente el objetivo que estableció la Comisión Bowles-Simpson de reducir el déficit en cuatro billones de dólares» en una década, agregó.

Facebook Comments