ONG españolas reclaman los fondos prometidos dos años después del seísmo en Haití

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) –

ONG españolas reclaman a la comunidad internacional en general y al Gobierno español en particular que entreguen los fondos prometidos para la reconstrucción de Haití dos años después del terremoto de 7,2 grados en la escala de Richter que asoló el país un martes 12 de enero de 2010 dejando más de 220.000 muertos, unos 300.000 heridos y 1,5 millones de desplazados.

En este sentido, la Coordinadora de ONG para el Desarrollo (CONGDE), que aglutina a más de 400 organizaciones del sector, ha manifestado su temor de que los recortes en Cooperación puedan afectar al compromiso del Gobierno de España con Haití, que asciende aún a 346 millones de euros y ha lamentado que sólo el 43 por ciento de los 4.600 millones comprometidos por los países donantes para 2010 y 2011 hayan sido entregados.

Concretamente, Acción contra el Hambre ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que «se desbloqueen» los fondos comprometidos para Haití pues, según ha denunciado, «gran parte de esos fondos, especialmente de ayuda bilateral, han estado paralizados durante el año electoral», mientras que Manos Unidas se ha preguntado, al igual que los haitianos «donde están los más de 4.000 millones de dólares prometidos que nadie ha visto».

Además, dos años después de la tragedia, las ONG coinciden en destacar tanto los avances como la inmensa tarea que aún queda por delante para garantizar que el más de medio millón de haitianos que aún siguen alojados en tiendas de campaña de campamentos improvisados puedan tener garantizado el acceso a servicios básicos como el agua corriente o la asistencia médica.

Y es que son muchas las cosas que quedan por hacer en uno de los países más pobres del planeta, para enfrentarse al cólera, la situación de debilidad gubernamental arrastrada desde antes del seísmo, la masificación de los campamentos y la dificultad de coordinación entre ONG, que, a juicio de PLAN, impiden la reconstrucción de Haití.

Según el informe ‘Haití: El lento camino hacia la reconstrucción. Dos años después del terremoto’ elaborado por Intermón Oxfam, el hecho de que 520.000 aún no hayan recuperado su hogar, tiene que ver con esos 4.600 millones de los que, según apunta, sólo se ha entregado un 43 por ciento.

Esto también provoca que la mayoría de los 4,3 millones de niños que viven en Haití tengan «opciones limitadas» de supervivencia, desarrollo y protección, ya que el país «sigue acosado por la pobreza crónica y el subdesarrollo» y afectado por un brote de cólera que sigue suponiendo «una carga adicional» para servicios e infraestructuras, según apunta UNICEF.

Concretamente, Save the Children muestra su preocupación ya que, tras el terremoto, el 90 por ciento de las escuelas de Puerto Príncipe resultaron dañadas, afectando aproximadamente a 500.000 niños y niñas de entre 5 y 14 años, a lo que se suma que el 89 por ciento de las escuelas en funcionamiento actualmente en Haití no cuenta con la autorización del Ministerio de Educación y la media del profesorado tan solo tiene un año de formación secundaria.

En esta línea, Manos Unidas ha alertado de que, a pesar de observar algún avance «lento», la inestabilidad política y las aún evidentes consecuencias del terremoto «impiden en gran medida el desarrollo del país».

ESPERANZA

No obstante, las ONG no pierden la esperanza y en el capítulo de los avances, Misiones Salesianas ha puesto el acento en que más de 23.000 niños y jóvenes y más de 1.200 profesores ya han vuelto a las aulas en sus centros educativos, como el Cap Haitien, el Centro Politécnico Don Bosco y las escuelas de Fort Liberté y Timtake, al tiempo que Unicef ha subrayado que más de 750.000 niños han vuelto a la escuela, de los que unos 80.000 asisten a clase en 193 escuelas resistentes a seísmos.

De esta forma, se observa que la situación de los niños en el país va «mejorando lentamente» en las áreas de educación, salud, nutrición y protección infantil, así como las condiciones de los haitianos que se quedaron sin hogar que han pasado de ser un millón y medio en 1.555 campamentos temporales en 2010 a 520.000 desplazados internos en 758 campamentos en la actualidad.

Pero, tal y como indica Manos Unidas, la actual configuración económica, social, cultural y de desarrollo de Haití no es fruto del terremoto sino de la «dura historia» que ha vivido el país pues fue «víctima desde su descubrimiento del expolio de recursos, la corrupción y las injerencias externas».

En cualquier caso, el camino para reconstruir Haití no acaba en este segundo aniversario sino que será mucho más largo y para ello, las ONG españolas proponen realizar proyectos de reconstrucción y desarrollo planificados de manera participativa con los propios haitianos, como en el caso de Cruz Roja Española; planes a largo plazo para reducir la pobreza, como Cáritas Española; y apuntan la necesidad de que las autoridades haitianas formen parte del proceso de reconstrucción «cuanto antes» apoyando a los haitianos más vulnerables, como en el caso de Acción contra el Hambre.

Facebook Comments