Oscar de la Renta crea estéticas femeninas y clásicas

El dominicano Oscar de la Renta fue uno de los alumnos de Balenciaga y destacó gracias a su gran talento.

 

Conocido por crear vestidos de líneas simples, clásicas y muy elegantes que realzan la feminidad de la mujer, Oscar de la Renta se formó en el taller de Balenciaga y es el único diseñador que ha logrado tener a la reina Sofía como espectadora en uno de sus desfiles.

Hijo de padres españoles, Oscar de la Renta nació el 22 de julio en Santo Domingo en 1932. Desde niño, apuntó grandes aptitudes artísticas. Su padre, un reconocido agente de seguros, no dudó en apoyar a su hijo y le financió un viaje a la capital de España para que estudiara pintura abstracta en la Real Escuela de Arte de San Fernando.

Sin embargo, el destino, siempre caprichoso, quiso que la moda llamara a su puerta, y pronto colaboró como ilustrador de moda para revistas y casas de costuras, en unos momentos en los que la costura española vivía el éxito de la mano y el talento de Pertegaz, Elio Berhanyer y Balenciaga.

Desde el taller madrileño de Cristóbal Balenciaga, donde entró a trabajar por mediación de unos amigos, logró su primer éxito gracias a la realización de un fabuloso boceto para un vestido que lució Beatriz Lodge, hija del entonces embajador de Estados Unidos en España.

La joven Beatriz, vestida con una creación de Oscar de la Renta, fue portada del semanario «Life» y el nombre del dominicano empezó a sonar en los círculos más influyentes de la moda.

A partir de ese momento, la carrera del diseñador dominicano ha ido en ascenso: se instaló en París y allí trabajo junto a otro español, Antonio del Castillo, que estaba al frente de la prestigiosa casa de costura Lavin.

En la década de los 60, durante un viaje a Nueva York le ofrecieron trabajar en la prestigiosa casa de moda Christian Dior o en Elizabeth Arden, una firma conocida de belleza, pero no de moda.

Ante esa difícil decisión, el modisto contó con el asesoramiento de su gran amiga Diana Vreeland, quien le aconsejó que apostara por Elizabeth Arden, una casa en la que podría desarrollar su talento.

En la ciudad de los rascacielos, de la Renta también trabajó bajo las órdenes de la diseñadora norteamericana Jane Derby, a la que reemplaza cuando ésta fallece.

Sobre los cimientos de esta casa de modas, Oscar de la Renta construye los suyos propios y presenta su primera colección bajo su nombre. Tras contraer matrimonio en 1967 con la editora de moda de Vogue Francia, Françoise Langlade, Oscar de la Renta se convierte el uno de los diseñadores más deseados.

A finales de la década de los 70, el diseñador lanzó al mercado su primer perfume. El éxito le sonrió y se convirtió en el diseñador titular de las primeras damas estadounidenses, a excepción de Michel Obama.

Durante la década de los noventa, el diseñador dominicano, que considera que la sofisticación va en el espíritu y que no se nace con la elegancia, sino que es algo que se aprende a lo largo de la vida, dirigió la Alta Costura de Balmain.

Se siente «orgulloso» de encabezar el desfile del Día de la Hispanidad en Nueva York, así como de vestir a la delegación que presentó la candidatura de Nueva York a los Juegos Olímpicos de 2012.

SIEMPRE AL LADO DE LOS NECESITADOS

El compromiso de Oscar con las causas benéficas es grande. El 22 de mayo de 1991 recibió en Nueva York el premio «Isabella Graham» por sus esfuerzos en favor de los niños dominicanos.

Su labor en defensa de una feliz infancia incluye servicios de adopción y tratamiento para niños maltratados. En 1982 La Casa del Niño, un orfanato y escuela que se ocupa de más de mil niños, además de ofrecer el cuidado de los pequeños a madres que trabajan con escasos recursos.

Nada más fundar el orfanato, el diseñador adoptó a su único hijo, Moisés, cuando éste era bebé. «Siempre digo que Moisés y yo nos encontramos en un momento en que ambos nos necesitábamos emocionalmente», cuenta en su biografía de la Renta, quien explica «en 1984, yo recién había perdido a mi primera esposa Françoise, que falleció de cáncer de seno, pensaba que nunca me casaría de nuevo ni sería padre. Él cambió mi vida».

A lo largo de su carrera ha recibido numerosos premios que reconocen su labor profesional, entre ellos la Medalla de Oro del Spanish Institute en 1993, la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes o la «Aguja de Oro» en 2002. En 2004 asumió la presidencia del «Queen Sofia Spanish Institute».

Actualmente, el diseñador reside en Nueva York con su segunda esposa, Annette Mannheimer y las grandes estrellas de cine como Drew Barrymore se rinde ante sus bellísimo diseños.

Bajo el sello Oscar de la Renta se diseña pret-a-porter, alta costura y ropa interior, además de perfumes, accesorios, y artículos de caballeros y vajillas.

Amante de la naturaleza, Oscar de la Renta también se ha aventurado en la agricultura y cuenta con una plantación de naranjas en su tierra natal.

 

3 Ago/ Amo DOm/Terra

Facebook Comments