España: la confianza del consumidor retrocede hasta su mínimo histórico

La confianza del consumidor cayó trece puntos el pasado mes de julio en relación al mes anterior y más de 36 puntos sobre un año antes, hasta situarse en 37,6 puntos, según el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) publicado este viernes por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Este retroceso del indicador es consecuencia de una peor valoración de la situación actual como del descenso de las expectativas de los ciudadanos, pero son estás últimas las que ofrecen una evolución más negativa.

De esta forma, el ICC supone el punto más bajo de toda la serie, casi diez puntos por debajo del anterior mínimo (46,3) de julio de 2008.

 

El ICC recoge mensualmente la valoración de la evolución reciente y las expectativas de los consumidores españoles relacionadas con la economía familiar y el empleo, con el objetivo de anticipar sus decisiones de consumo. El indicador recoge valores de entre 0 y 200, considerándose que por encima de 100 la percepción es positiva y por debajo, negativa.

Se desploman las expectativas

Por el lado de las expectativas, el indicador que recoge la caída más acusada, alcanzó los 50,8 puntos, lo que supone un retroceso de 20 puntos respecto al mes anterior y una pérdida de 40 puntos en relación al dato de julio de 2011.

Al igual que en el caso del indicador general, el de expectativas marca un nuevo mínimo en toda la serie, casi diez puntos por debajo del obtenido en julio de 2008 (59,8 puntos).

Por componentes, las expectativas respecto a la situación económica general se recortan en 23 puntos respecto a junio, en relación al empleo descienden en 20 puntos y en cuanto a los hogares, en 17 de puntos.

Si se comparan estos datos con el mínimo anterior de julio de 2008, las expectativas sobre la situación económica general se encuentran en estos momentos cinco puntos por debajo de la valoración obtenida hace cuatro años, las expectativas sobre el empleo son 2,6 puntos inferiores y las de los hogares han retrocedido hasta 19 puntos.

Por su parte, el índice de valoración de la situación actual se situó en los 24,3 puntos, con un descenso de 6,3 puntos respecto al pasado mes de junio casi 28 puntos menos respecto al obtenido en junio de 2011, con lo que marca un nuevo mínimo histórico.

Los tres componentes del indicador, experimentaron descensos: La situación económica de España (-8,4 puntos), la del hogar (-5,7 puntos) y la del empleo (-4,8), en línea con los datos de julio.

Sin embargo, en comparación con el anterior mínimo de la serie, de febrero de 2009, la visión de la situación del país es hoy 1,6 puntos superior y la del empleo se sitúa 6 puntos por encima. Por el contrario, el deterioro de los hogares es más acusado, hasta 14 puntos por debajo de la valoración de entonces.

 

3 Ago/ Amo Dom/Eleconomista.es

Facebook Comments