Pánico por el dengue

Pánico por el dengue


Miuris (Nurys) Rivas
Dominicana residente en España

El dengue se escapa de las manos a Salud Pública, pasan de cien los muertos y es poco o nada lo que se hace para poner fin a este desastre que adquiere carácter de epidemia.
Caen ricos y pobres, increíble que en pleno siglo XXI, exista en un país donde se habla de miles y miles de millones de dólares para cualquier minucia y no se empleen a fondo para dotar a la ciudadanía de un apropiado sistema de salud.
El colmo es que la Ministra de Salud Pública ha declarado que la crisis está siendo ocasionada por un “manejo inadecuado” de los médicos en la atención a los pacientes.
Que se lo diga a los padres, hijos, viudas y hermanos que han perdido a su gente, que vaya con sus explicaciones pueriles, a los más de cien hogares vestidos de luto porque sus seres queridos han muerto de dengue.
Es inconcebible que un funcionario que es además profesional de la medicina, bajo cuyo mando se encuentra la salud de los dominicanos, tenga la escasa sensibilidad de salir con semejante absurdo.
Si la Ministra está consciente de esto, la acción debería acompañar a sus palabras, cancelar a esos médicos incapaces poniendo en su lugar a profesionales aptos para lidiar con la enfermedad.
Es un maldito mosquito no un elefante, no permitirán que este insecto que aunque sea posiblemente un incordio duro de pelar, acabe con los dominicanos y de paso con el turismo al que la epidemia puede hacer un flaco trabajo.
“Al principio yo decía que no debe fallecer una persona con dengue, y Honduras lo ha demostrado, tiene más de 40 mil casos con cero muertes. Perú supera los 38 mil casos, y sólo tiene tres o cuatro fallecidos”.
“Todo indica que no se le dio la indicación que había que darle”, palabras textuales de la Ministra de Salud.
Usted perdone señora, pero usted misma “se mete el cuchillo” hundiendo de paso a sus colegas y al propio gobierno cuyo protagonismo es nulo ante esta carrera letal que se está llevando vidas de jóvenes, adultos, ancianos y niños.
Es una vergüenza para los profesionales de la salud dominicana, que según declara la propia funcionaria, hayan confundido enfermedades, tratando leucemia, malaria y otros males como enfermos de dengue, que mal parada queda la medicina por Dios.
No vamos a cuestionar la formación de los médicos, no pediremos que las universidades revisen sus Pénsums, exigiremos en nombre del país, que se actúe ya, que si hay que cancelar médicos se cancele, que la Ministra no se ampare en pretextos y saque de debajo de la tierra si es preciso, a médicos capaces que no dejen morir a tantos dominicanos.
Está muriendo mucha gente, hay luto y dolor, existe pánico de que el dengue continúe como Pedro por su casa haciéndose dueño del país.

Facebook Comments