El Sí, es Si de Pedro Sánchez en la estrategia socialista en España.

 

 

Por Luis Columna

Madrid: Si Pedro Sánchez, ex líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) volviera a recuperar la  Secretaria General después de verse obligado a dimitir, ese hecho podría entenderse como un acontecimiento atípico en la actividad política en España, dado que según la tradición en el sistema político, el que se marcha, da paso y deja el camino libre al sucesor.

El PSOE tiene por delante la celebración  en junio próximo  su congreso ordinario, donde se tendrá en entre otras cosas, elegir a un nuevo líder que represente la organización un escenario político que actualmente dominan, el Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy presidente del gobierno, e  Unidos Podemos de Pablo Iglesia, jefe ex officio de la oposición, tras el descalabro institucional del Partido Socialista, actualmente dirigido por una gestora, a falta de un Secretario General.

En consecuencia hasta la fecha, solo tres han dado el paso como aspirantes  a sacar adelante las siglas del socialismo tradicional español e intentar revertir los malos resultados obtenidos en los últimos procesos electores (2 elecciones generales, 1 europea y 4 autonómicas) cabe destacar, con los peores resultados de su más de cien años de historia. (2/05/1879)

El ex líder socialista Pedro Sánchez es uno de los valientes que se han presentado como aspirantes al cargo. Un acto muy singular que ha producido opiniones diversas de su verdadero propósito.  Hay quienes entienden que el cambio de estrategia expresado en su eslogan de campaña «Si, es Si», totalmente opuesto al «No, es No» que lo enfrentó con sus propios compañeros y subordinados durante el proceso de investidura del presidente del gobierno, es el resultado de una estrategia para volver a la primera línea de la política, sin que necesariamente esto signifique relanzar el partido. Otros sin embargo, opinan que el cambio obedece a una reflexión profunda del joven político que ahora plantea un gobierno alternativa, pero de las manos de «Podemos» y Pablo Iglesias y el reconocimiento de Cataluña como nación.

Ahora bien, una victoria de Sánchez sobre Susana Díaz, actual presidenta de la Junta de Andalucía y principal bastión socialista en España y del vasco Patxi López, ex presidente del Congreso de los Diputados y ex Lehendakari (Presidente de Comunidad Autónoma del País Vasco), entendería dos variables: La primera es que ese hecho, superaría en si mismo, los problemas internos de esa organización, pues su triunfo seria percibido como un mandato expreso de los militantes y no de los compromisarios y dinosaurios de la cúpula que lo destituyeron y segundo; que sería una alternativa real de poder al Partido Popular de Mariano Rajoy, ya que a pesar del actual bajón del PSOE, Podemos y su líder aun no están a la altura de las circunstancia como para llegar a la Moncloa y dirigir el gobierno de la Nación. No obstante cualquier cosa podría pasar hasta la celebración del congreso en el mes de junio.

 

Facebook Comments