¿Por qué es misteriosa la vida de los chinos en España?

Madrid.- Al desencadenarse la operación policial Emperador buena parte de la opinión pública se ha enterado de que la localidad madrileña de Fuenlabrada alberga el mayor polígono de empresas chinas en Europa. Discreta y silenciosa, la comunidad de inmigrantes de China la forman al menos las 148.331 personas censadas de esa nacionalidad, con unas costumbres algo misteriosas.

¿Por qué los chinos no piden préstamos a los bancos?, ¿por qué no hay datos de sus entierros en España?, ¿por qué no se casan ni se divorcian?, ¿cómo obtienen los artículos todo a 100 que no proceden de su país?…

Chinese Friendly Internacional es una asociación que promueve el acercamiento entre ambas culturas, pero no responde abiertamente a las preguntas antes planteadas. Organiza ciclos de charlas en Sevilla y, sobre todo, promueve el turismo de los ciudadanos del lejano país en la tierra del flamenco y los toros.

Algo semejante ocurre con la web chinos.com, destinada a informar a los orientales sobre cómo desenvolverse en nuestro país.

En las motivaciones de la macrorredada policial llevada a cabo en el polígono Cabo Calleja se esconden algunas respuestas a los enigmas que rodean a la comunidad china.

El blanqueo de dinero tiene que ver con sus particulares reglas financieras: no acuden a créditos bancarios, funcionan con prestamistas de su propio círculo. Las redes de prostitución y la explotación en régimen desemiesclavitud son destinos de quienes han de pagar así la mitad de los 30.000 euros que les cobran por traerlos a España. Periódicamente se desmantelan talleres clandestinos donde trabajan y duermen hacinados quienes manufacturan artículos low cost.

Si no se casan, aunque celebran los matrimonios por todo lo alto, es para no dar cuenta al Registro y ahorrarse los trámites de un posible divorcio. Y si no se entierran en nuestro suelo no es porque una tradición acendrada les lleva a devolver sus restos, más bien incinerados, a su tierra natal.

Junto a ello, muestran una gran capacidad de trabajo y sacrificio, una extraordinario sentido comercial y habilidad para mantener buenas relaciones con las fuerzas vivas de los municipios donde se instalan: desde el alcalde al jefe de Policía, pasando por empresarios influyentes.

Son los más veteranos de la comunidad, generalmente chinos adinerados que se mueven en vehículos de alta gama, quienes representan a sus compatriotas ante las autoridades locales, que son agasajadas con cenas o incluso viajes a China.

17 oct/amodom/ terra.es

Facebook Comments