PRD y gobierno compartido

fernando-pena_-el-autor-es-periodista_-reside-en-santiago-de-los-caballeros

Por: FERNANDO PEÑA

El gobierno actual es el resultado de una coalición de partidos y agrupaciones políticas pocas veces vista en el país: 15 de 26 Partidos Políticos reconocidos ante la Junta Central Electoral apoyaron la candidatura de Danilo Medina.

La oposición se dividió en 7 candidaturas diferentes promediando casi todas unas votaciones de un uno por ciento. Solo Abinader fue la excepción.

El PRD retiró, cuando todavía grupos internos del PLD cuestionaban la reelección presidencial, su candidato presidencial, Miguel Vargas, y dirigió un discurso a la nación anunciando el retiro de sus aspiraciones y su apoyo a la candidatura de Danilo Medina, bajo el criterio de una alianza en la tesis del líder de siempre del PRD, el doctor Pena Gómez, de un Gobierno Compartido de Unidad Nacional.

Así Danilo Medina conseguía los votos que le hacían falta para modificar la constitución a favor de su reelección presidencial y presentaba al país la más ambiciosa y trascendental alianza política de las últimas décadas, además de abrogarse el principal partido político de oposición a favor de sus aspiraciones.

El que gobierna es el presidente Danilo Medina, los demás les acompañan sin influencia determinante en las decisiones, mucho menos demasiada presencia en cargos en el gobierno, el que ganó elije a quiénes ocuparán las funciones de gobierno y hace consenso con el líder de cualquiera de los partidos al que pertenezcan, porque no se trata de una decisión partidaria, sino presidencial.

Esa es la realidad de los cargos, empleos y puestos en el gobierno que deben entender los del PRD.

Puede verse superficial e insuficiente esta forma de concebir esta parte de la alianza y pacto electoral, pero es la realidad.

Estamos en una alianza, pacto electoral y gobierno compartido, donde se tomarán decisiones que afectarán intereses de todos lados y que tendrán la defensa y apoyo de una oposición preparada para la resistencia, entrenado para presionar sin límites, manipuladores de la verdad y fanatizar la propia tropa alrededor de la consigna contra el gobierno, el caos y el desorden.

Las experiencias internacionales de gobiernos compartidos nos enseñan que la fortaleza y la extensión del frente, coalición o como quieran llamarlo, depende de la consistencia y penetración social de cada uno de los sectores que lo conforman.

La coalición se potencia cuando sus integrantes, en este caso el PRD agrega valores, conceptos e ideas que definen su esencia, sin diluirse en el conjunto ni perder identidad. Debe ser consecuencia de una decisión voluntaria y racional y no de un proceso de subordinación.

Para el PRD, por su peso específico en la historia política dominicana esta alianza, coalición, participación del Gobierno Compartido no puede estar vacía de contenidos.

El objetivo es social y político, que generen los cambios que se buscan. El propósito es eliminar la pobreza, las ideas que impulsen el crecimiento y la distribución del ingreso que actué como palancas de igualación social en libertad.

Peña Gómez estará feliz con este Gobierno Compartido de Unidad Nacional si desde él se ven aplicadas sus políticas, su tesis de “primero la gente”, colocándolas en el centro de las políticas públicas.

Para ello hay que levantar y exigir el cumplimiento de los puntos del acuerdo con el PRD, que se resumen así:

Acuerdo programático. El presente Acuerdo se fundamenta en un proyecto de nación que exige el compromiso del PLD y del PRD y de las partes suscribientes del mismo, para la adopción e implementación de las siguientes políticas públicas tendentes al desarrollo económico del país, a la inclusión social y a la modernización del Estado:

2.1 Aunar esfuerzos para la aprobación de la Ley de reforma Electoral y la Ley de partidos políticos.

2.2 Concertación e implementación de un pacto por la seguridad ciudadana, como lo ha venido reclamando la sociedad y como se ha comprometido el PLD y el PRD.

2.3 Aplicación de políticas públicas para alcanzar un aumento anual efectivo de empleos formales y de calidad en el sector privado.

2.4 Apoyo decidido al sector salud.

2.5 Asignación de un porcentaje adecuado del presupuesto de educación a la capacitación de los maestros y demás servidores del sistema educativo, para mejorar la calidad de la enseñanza.

2.6 Aplicación de políticas efectivas para aumentar el número de viviendas, en beneficio de la clase media y de los sectores más pobres en todo el territorio nacional.

2.7 Implementación del pacto eléctrico y aseguramiento del suministro nacional de electricidad, tomando en cuenta también el desarrollo de energías alternativas.

2.8 Aplicación de políticas que modernicen el transporte público.

2.9 Activar el campo dominicano, ampliando el financiamiento para los proyectos agropecuarios, y la ejecución de políticas eficaces de extensión y distribución de semillas mejoradas.

2.10 Ampliación a todo el territorio nacional la cobertura del programa de emergencias 911.

2.11 Aplicación de una adecuada política de desarrollo turístico, para alcanzar la meta de 10 millones de turistas cada año, mediante el fortalecimiento de los polos turísticos existentes, y el desarrollo de nuevos destinos ecológicamente sustentables, tales como Bahía de las Águilas, Los Corbanitos, la zona de Bayahíbe y la provincia de Montecristi.

2.12 Fortalecimiento de las leyes y los mecanismos que garanticen total transparencia en el gasto público.

2.13 Promoción de la alianza pública privada para el desarrollo de grandes proyectos que beneficien al país, utilizando la fortaleza y voluntad del Estado, junto con las capacidades técnicas y económicas del sector privado.

2.14. Defensa de la soberanía nacional, poniendo en primer lugar la dignidad y la defensa de nuestro país, y ejecutando un amplio programa económico y social de seguridad y desarrollo fronterizo.

2.15 Implementación de las políticas públicas tendentes a fomentar la dignidad, la protección, la seguridad, el bienestar y el desarrollo de la familia, las mujeres, la niñez, los discapacitados y los envejecientes, así como combatir y eliminar firme y decisivamente la discriminación, la marginalidad y la exclusión de las personas por su condición personal, social o económica.

Artículo 3. Candidaturas comunes. En virtud del presente acuerdo, el PLD y el PRD se comprometen a concurrir aliados a las elecciones generales del 15 de mayo del año 2016 llevando candidaturas comunes en su mayoría en los niveles presidencial, congresual y municipal, comprometiéndose el presidente Danilo Medina Sánchez y el PLD a postular en la boleta de la alianza entre el PLD-PRD la cantidad de candidaturas propuestas por el PRD y acordadas con el PLD.

Artículo 4. Cuota de la mujer. Las partes se comprometen a respetar la cuota de la mujer establecida por la Ley en el momento de postular las candidaturas que le correspondan.

Artículo 5. Presentación de Candidaturas. Las candidaturas a las que tendrá derecho a postular el PRD serán propuestas única y exclusivamente por su presidente, Miguel Vargas, en razón de los poderes que le fueron otorgados por la Trigésimo Segunda Convención Nacional Extraordinaria celebrada el 14 de septiembre de 2014.

Artículo 6. Participación ejecutiva. Las partes determinarán de mutuo acuerdo las formas específicas de participación del PRD en la parte ejecutiva del Gobierno Compartido de Unidad Nacional encabezado por el presidente Danilo Medina.

Artículo 7. Modificaciones.

Facebook Comments