Califican de ingrata actitud congresistas haitianos ante ayuda RD

966c8bbe6d

La actitud de ingratitud mostrada por algunos sectores influyentes haitianos al rechazar la ayuda humanitaria del gobierno dominicano y otorgar un plazo de 24 horas para que los militares criollos que custodiaban los camiones llenos de comidas salieran de su territorio, dejó a los dominicanos atónitos y con un amargo sabor tras el humilde gesto de solidaridad.

Desde que el presidente Danilo Medina conoció los daños ocasionados por el huracán Matthew en Haití, en el que murieron 850 personas y varias comunidades quedaron totalmente destruidas, situación calificada por el gobierno haitiano como catastrófica y apeló a la ayuda internacional, la República Dominicana, como siempre, fue la primera en atender su llamado.

El aporte dominicano consistió en la donación de miles de quintales de alimentos, como plátanos, papas, pollos, arroz, queso, batata y agua potable, reconstrucción de carreteras, viviendas y equipos para el restablecimiento de la electricidad en varias zonas del sur haitiano, una de la más devastada por el fenómeno.

Para restablecer las infraestructuras eléctrica y vial, el gobierno dominicano envió 20 ingenieros, que viajaron hacia el sur de Haití para evaluar la situación y empezar a trabajar.

Las Fuerzas Armadas dominicanas y la Policía haitianas dieron seguridad a 500 camiones enviados por el mandatario Danilo Medina para la asistencia humanitaria.

Bien es sabido que en casos de desastres naturales, los sobrevivientes quedan mal heridos y con hambre, por lo que se hace necesaria la presencia de militares para custodiar los alimentos y evitar saqueos o injusticias, pero al parecer a los haitianos no le gusta el orden y entendieron que República Dominicana tenía otras intensiones.

En principio el gesto fue visto con buenos ojos, el propio jefe del gabinete haitiano, Jean Max Bellerive, agradeció la ayuda rápida y desinteresada.

«Fue una ayuda que tocó al corazón. Se que va a tomar un tiempo para llegar el convoy a Haití, organizarlo y llevarlo a diferentes puntos donde están los eventos más graves. En nombre del presidente y del pueblo haitiano estoy aquí para dar las gracias y recibir oficialmente los esfuerzos del pueblo dominicano… de acompañarnos en ese gesto inédito porque fue muy rápida la visita del presidente dominicano y la respuesta», dijo Bellerive.

Sin embargo, para los miembros de la Comisión de Justicia y Seguridad del Parlamento haitiano la presencia de militares dominicanos portando armas largas en su país, va contra el orgullo y la dignidad del pueblo haitiano.

El senador haitiano, Jean Rénel Sénatus expresó: “Nos estamos moviendo hacia un tipo de ocupación, no porque tenemos hambre deberían de tener la oportunidad de llevarnos este trabajo sucio, enfatizó el congresista haitiano.

Ante tan insólita declaraciones, la Embajada Dominicana emitió un comunicado en la que manifestaba: “Tal vez no se dan cuenta de que lo único que se pretende es ordenar tan pronto como sea posible a Haití para continuar con la relación, ya que ningún actor en particular, ni de ninguna acción unilateral tendrá la fuerza suficiente para interrumpir”.

La declaración firmada por el embajador dominicano en Puerto Príncipe, Rubén Silié Valdez precisa: “invitamos a aprender a reconocer los verdaderos gestos de amistad, de modo que se reciban con sentido de valor”.

La reacción de personalidades de la República Dominicana no se hizo esperar, el primero en comentar fue el expresidente Hipólito Mejía, quien dijo que si los congresistas haitianos no quieren la comida dominicana enviada que la regresen al país y que esta sea distribuida en sectores necesitados.

Asimismo, el presidente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Federico Antún Batlle (Quique), declaró que algunos sectores de Haití han demostrado que son unos ingratos.

Sostuvo que el país hizo un “gran sacrificio” para llevarles decenas de millones de pesos en alimentos y medicina para que reaccionaran con una “actitud ingrata” y dieran un plazo de 24 horas a los soldados criollos para que abandonaran esa nación.

También congresistas de diferentes partidos dominicanos criticaron la posición asumida por los legisladores haitianos y lo entiende como una forma de ganar adeptos a propósito de la elecciones que se avecinan en esa nación.

Realmente lo que pudo ser una muestra de hermandad entre las dos naciones se convirtió en un acto de mal gusto por parte de las autoridades haitianas, que no comprendieron en su justo valor, la intensión desprendida del pueblo dominicano, a través de la generosa ayuda que le brindó el presidente Danilo Medina.

Dominicanoshoy

Facebook Comments