Razones históricas que contradicen la absurda posición de Minou Tavarez Mirabal.

Razones históricas que contradicen la absurda posición de Minou Tavarez Mirabal.

luis-columna-solano20Autor: Lic. Luis Columna Solano.

Politólogo.

La legisladora independiente y muy pronto diputada del Partido Revolucionario Mayoritario, acusó al presidente Danilo Medina de nombrar como Jefe del Ejercito Nacional al hijo del asesino de su padre Manolo Aurelio Tavarez Justo.
La ex diputada peledeista entiende que el general militar José E. Matos de la Cruz, no merecía ser ascendido a Mayor General de Ejercito Nacional por ser hijo ex general Ramiro Matos González, sin embargo ella se considera heredera natural de la impronta inmortal de sus progenitores y es que la doctora Tavarez Mirabal debe saber que los liderazgos no se heredan, al menos en países de tradición democrática y republicana como la República Dominicana.

Según el criterio de Minou, los hijos de ex funcionarios y ex jefes militares y policiales de los gobiernos del doctor Balaguer y del generalísimo Trujillo como el héroe de abril y ex presidente de la República Francisco Alberto Caamaño, coronel Rafael Tomas Fernández Domínguez y el doctor Euclides Gutiérrez Félix, no deberían ser personas honorables ni actuales autoridades civiles y militares, dado que el padre de Francisco Alberto Caamaño, general Fausto Caamaño Medina fue Secretario de Estado de las Fuerzas Armadas de Trujillo (1954-1955) y ejerció el poder crudamente al tiempo que cuidaba de su familia… uno de ellos, hoy es un héroe nacional. De igual manera el coronel Fernández Domínguez, ex ministro de Interior y Policía del gobierno constitucionalista de Caamaño, era hijo del general trujillista Ludovino Fernández Malagón y cuenta la historia que su designación como jefe militar en San Juan de la Maguana en 1957, fue sinomino de «sangre por doquier, hasta su asesinato el año siguiente por un compañero de armas.

En tanto que el doctor Euclides Gutiérrez Félix, Senador del régimen (1961) e hijo de un militar formado junto a Trujillo en 1924, ahijado de Negro Trujillo y actual Superintendente de Seguros, fue quien sustituyo al coronel Fernández Domínguez como ministro de Interior y Policía del gobierno provisional y constitucionalista de Caamaño.

Nuestro país no necesita de una ley de memoria histórica para saber que los tiempos han cambiado y que los hijos no tienen por que? heredar los fracasos o éxitos de sus padres. En nuestra sociedad la gente crece y se supera por méritos propios, aunque no se puede negar que pertenecer a ciertas familias y tener cierto apellido sonoro, te puede de abrir y a la vez cierra puertas.

Dicho lo anterior queda claro que la diputada ha hecho unas declaraciones alegres, tremendistas y carentes de fundamento histórico, en nuestra opinión con el propósito único de buscar un espacio en los periódicos.

Facebook Comments