¡República Dominicana se queda seca!

¡República Dominicana se queda seca!

Miuris (Nurys) Rivas

Dominicana residente en España

Nos han acostumbrado a vivir con el santo en la boca y el susto en el pecho, somos expertos en meternos en problemas, digo mal, porque más bien pagamos por acciones que otros nos echan encima.

Estamos habituados a leer en la prensa que en una semana la tierra tiembla más de cinco veces y nosotros como si nada, roban, asaltan, matan, violan y seguimos pa´lante, creo que nos estamos deshumanizando, me parece que los vínculos de amistad y hasta de familia, están cayendo en desuso y esto es peligroso.

¿Continuaremos igual de indiferentes con la amenaza de quedarnos sin agua? tal parece a juzgar por la poca reacción que se nota, honraremos una vez ese afamado refrán tan nuestro que dice que el dominicano pone candado, después que le roban.

Se ha informado que la capital dominicana dispone de un abastecimiento para más o menos un mes, en lo que respecta a Santiago, el agua en reservas tendrá una duración de tres meses aproximadamente, esta información servida por el director del Instituto Nacional de Agua Potable, no debería ponerse en tela de juicio, aunque el director de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santo Domingo (CAASD), desmintió que la Capital solo cuente con agua para 35 días, como informara el director de INAPA.

No se han producido declaraciones de parte de CORAASAN para que diga si es cierto que en más o menos cien días, la ciudad de Santiago quedará literalmente seca.

Todo esto pasa y nadie dice nada, ni se pronuncia sobre este desastre que amenaza con asolar a un país, aterra que se produzca tal pronóstico y que ni el gobierno, ni institución alguna tome cartas en el asunto diciendo al menos, esta boca es mía.

Esto es muy grave, la falta de lluvias ha hecho que el nivel de las presas esté llegando a cero, lo demás lo hace la gente sin conciencia de lo que esto significa que continúa derramando agua, mientras se recomienda el uso “racional” del agua, desde hace años y nadie hace caso, porque muy pocos  dominicanos tienen definido el concepto de  civismo.

Tampoco se corrigen las tuberías rotas en toda la ciudad que día y noche tiran gran cantidad de agua, se está jugando con un tema que puede acarrear problemas de una magnitud insospechada.

Es en casos como estos dominicanos, que debe demostrarse que amamos la tierra, no es alardeando en redes sociales ni pintándonos la cara con los colores de la bandera, ser un buen ciudadano va más allá de escribir tonterías desafiando y presumiendo.

Ser buen dominicano es reclamar derechos y cumplir deberes, es demandar de las autoridades y organismos a los que compete el asunto del agua, que pongan atención al problema y que lo hagan ya, que no esperen a que no haya remedio y es además cuidar y respetar los bienes de todos.

Habrá quienes puedan traer desde Francia o del infierno, el agua más costosa para los suyos, pero para la mayoría que constituye el pueblo, el panorama pinta mal, entiendan señores que nos quedaremos SIN AGUA, piensen en todo lo que ello significa.

A pesar de todos los pronósticos, se siguen desmontando árboles, se arrasa con pinares, se violan las montañas, reservas ecológicas que deberían ser santuarios intocables, son explotadas por una parte intocable que permanece insensible ante la evidencia.

Facebook Comments