Repudio general en Alemania por asesinato de inmigrantes a manos de banda neonazi

http://www.toumai.es

El grupo también es sospechoso de haber realizado más de una docena de atracos bancarios y de haber hecho estallar una bomba en una zona peatonal de Colonia. Ángela Merkel, canciller alemana, rechazó los actos y los calificó de «vergüenza» nacional.

«Es una vergüenza para Alemania». Con esta frase breve pero categórica, la canciller Angela Merkel resumió ayer el sentimiento nacional que contagió al país después de que la Policía descubriera la existencia de una banda terrorista neonazi que asesinó a lo largo de una década por lo menos a diez personas – nueve de origen extranjero y una agente de la Policía – .

El 4 de noviembre, la Policía descubrió los cadáveres de dos hombres que aparentemente se habían suicidado con sendos disparos en la cara, en el interior de una caravana en una calle de Eisenach. Una de las pistolas pertenecía a la agente asesinada en 2007. Uwe Mundlos y Uwe Böhnhardt, los muertos, habían decidido acabar con sus vidas después de cometer un atraco a un banco en esa ciudad.

Poco después, los bomberos y la Policía procedieron al registro de los escombros de una vivienda ubicada en Zwickau, donde vivían los dos ladrones y Beate Zsachäpe, quien habría provocado un incendio en la casa para destruir huellas y documentación. Pero los sabuesos descubrieron entre los escombros una pistola de origen checo y un vídeo de propaganda, aparte de otras evidencias.

Los hallazgos, hechos públicos el viernes, revelaron que el trío pertenecía a un grupo que se hacía llamar Movimiento Clandestino Nacional Socialista y que eran los autores del asesinato de nueve inmigrantes y de la agente. El vídeo muestra los cuerpos de las víctimas y grotescos montajes con la figura de la Pantera Rosa para indicar las escenas de los asesinatos. «Tour por Alemania. Nueve turcos tiroteados», señalaba un subtítulo de la escena de dibujos animados.

Pero el descubrimiento fortuito de la existencia de la banda terrorista enfrentó a las autoridades alemanas a un interrogante que puede culminar en un escándalo nacional.

El grupo ya había llamado la atención, en 1998, a los expertos de la Agencia Federal de Protección de la Constitución, cuando los investigadores dieron con un taller para fabricar bombas en un garaje. El trío desapareció sin dejar huellas, pero al año siguiente se produjeron catorce atracos bancarios a lo largo y ancho del país. Entre 2000 y 2006, la banda asesinó a sangre fría a nueve inmigrantes, ocho de origen turco y otro griego.

Facebook Comments