Tarjeta de larga duración en España. Puedo obtenerla si no tengo empleo?

renovacion-nie(Legalcity.es). Muchas personas nos hacen esta pregunta con bastante frecuencia. Lo cierto es que la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de Enero sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su Integración Social (artículo 32) y el Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000, aprobado por Real Decreto 557/2011, de 20 de abril (artículo 147 a 150) no explicita la obligatoriedad de tener un contrato de trabajo o estar dado de alta en algún régimen de la seguridad social para poder acceder a la la tarjeta de Larga Duración.

La Autorización de Residencia de Larga Duración  es una autorización de residencia que autoriza a residir y trabajar en España indefinidamente en las mismas condiciones que los españoles y para poder acceder a ella habrá que demostrar:

– No ser ciudadano de un Estado de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo y de Suiza, o familiar de ciudadanos de estos países, a los que les sea de aplicación el régimen comunitario.

– No encontrarse irregularmente en territorio español.

– Carecer de antecedentes penales en España y en sus países anteriores de residencia por delitos existentes en el ordenamiento español.

– No tener prohibida la entrada en España y no figurar como rechazable en los Estados miembros del Espacio Schengen.

– No encontrarse, en su caso, dentro del plazo de compromiso de no retorno a España que el extranjero haya asumido al retornar voluntariamente a su país de origen.

Eso sí, el ciudadano extranjero deberá encontrarse en algunos de los siguientes supuestos:

a) Haber residido legalmente y de forma continuada en territorio español durante cinco años.
La continuidad no se verá afectada por ausencias de hasta seis meses continuados, siempre que la suma no supere diez meses dentro de los cinco años. Si es por motivos laborales no podrá superar el total de un año dentro de los cinco años requeridos.

b) Haber residido cinco años continuados como titular de Tarjeta Azul UE en la Unión Europea, siempre que los dos años inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud dicha residencia se haya producido en territorio español.
La continuidad no se verá afectada por ausencias de la Unión Europea de hasta doce meses continuados, siempre que la suma de éstas no supere el total de dieciocho meses dentro de los cinco años de residencia requeridos.

c) Ser residente beneficiario de una pensión de jubilación contributiva, incluida dentro de la acción protectora del sistema español de la Seguridad Social.

d) Ser residente beneficiario de una pensión de incapacidad permanente absoluta o de gran invalidez, en su modalidad contributiva, incluida dentro de la acción protectora del sistema español de la Seguridad Social o de prestaciones análogas a las anteriores obtenidas en España y consistentes en una renta vitalicia, no capitalizable, suficiente para su sostenimiento.

e) Ser residente y haber nacido en España y al llegar a la mayoría de edad haber residido en España de forma legal y continuada durante, al menos, los tres años consecutivos inmediatamente anteriores a la solicitud.

f) Haber sido español de origen y haber perdido la nacionalidad española.

g) Ser residente que al llegar a la mayoría de edad haya estado bajo la tutela de una entidad pública española durante los cinco años inmediatamente anteriores de forma consecutiva.

h) Ser apátrida, refugiado o beneficiario de protección subsidiaria, encontrarse en territorio español y haberles sido reconocido el respectivo estatuto en España.

i) Haber contribuido de forma notoria al progreso económico, científico o cultural de España, o a la proyección de España en el exterior. En estos supuestos, corresponderá al titular de Ministerio de Trabajo e Inmigración la concesión de la autorización de residencia permanente, previo informe del titular del Ministerio del Interior.

Para entendernos, el caso más frecuente es aquel inmigrante que obtuvo una Tarjeta por Arraigo de un año o una de Permiso de Residencia y Trabajo por un año. Luego obtienen la segunda tarjeta por dos años. Al cabo de estos dos años vuelve a renovar y obtiene otra de dos años.

Si sumanos, nos encontraremos que 1 año+2 años+2 años nos da la suma de cinco años; es decir, al renovar pasado este tiempo aunque nos parezca que se trata de una renovación no es tal; sino que automáticamente solicitamos una Tarjeta de Larga Duración.

A tener en cuenta:

Tasa de residencia de larga duración: se devengará en el momento de admisión a trámite de la solicitud, y deberá abonarse en el plazo de diez días hábiles, es:

Modelo 790: a abonar por el extranjero………………..……..20,40 euros

 

 

amodom/legalcity.es

Facebook Comments