Un inmigrante condenado no tendrá que ir a la cárcel si se va cinco años del país

El juzgado de lo Penal número 3 de Albacete ha condenado a M.C.P. a dos años y cuatro meses de prisión y a una multa de 1.500 euros por un delito continuado de falsificación de documento oficial y por un delito de usurpación del estado civil.
Unas penas que, según recoge la sentencia, se sustituirán por la expulsión del territorio nacional por un periodo de cinco años, siempre que persista la situación de irregularidad del acusado, sin que pueda regresar en ese plazo desde la fecha de expulsión.
La sentencia considera como hechos probados que el acusado, mayor de edad, de nacionalidad paraguaya y con estancia no autorizada en España, con la intención de posibilitar su estancia y trabajo en este país facilitó a un individuo no identificado, en la ciudad de Madrid, su fotografía y sus datos personales, con los que éste elaboró una carta de identidad portuguesa, con la fotografía del acusado.
También le facilitó un certificado de obtención del NIE, documentos a nombre del verdadero ciudadano portugués E.C.D.S., aunque el NIE correspondía al ciudadano rumano C.C.

Contrato de trabajo
Con todos ellos, el acusado, apareciendo como ciudadano portugués y actuando con ánimo de defraudar las normas del Estado sobre el control de extranjería, obtuvo trabajo en una empresa albaceteña, para lo que firmó un contrato de trabajo el 26 de febrero de 2008, donde se desarrolló su actividad laboral hasta la extinción del contrato por despido.
El Ministerio Fiscal considera estos hechos constitutivos de un delito continuado de falsificación en documento oficial y en documento privado, con un delito de usurpación del estado civil.

Facebook Comments