Un poema para las «CHAPIADORAS»

Por Norberto Azor

chapiadora 2Alabadas por unos, criticadas por otros, deseadas por el resto:  es el papel que ha tenido que jugar las CHAPIADORAS.

Además pueden ser MUSA para la literatura.

En base a muchas consultas con amigas y conocidas; en una tarde de café con leche desnatada y sacarina, inspirado con una «situación chapi» que tenía al frente, he escrito este pequeño poema a las chapiadoras.

GUARALAY: A TI CHAPIADORA
Mujer feminista por convicción
machista por necesidad,
su arte no tiene escrúpulo
para conquistar el ansiado tesoro
dizque llamado felicidad.

Aprendió a usar las provocaciones para ganar batallas,
hembra anacrónicamente perfecta
salvo que el cirujano convirtió sus caderas en el marco de la seducción.

Tu cuerpo “perfecto” , reflejo fiel de la revista,
donde aquella modelo posaba con la casa rosada de fondo,
por el cual te obsesionaste.

No das un palo para alimentar tus ríos secos,
el cielo contempla tu existencia,
solo llora,
llora por el trato que haces con tus amigos con derecho,
así los llamas para ganar confianza.

Después de la pausa,
los destrozas hasta la última gota,
los tiras,
y hasta luego.

Ellos continúan con sus falsas promesas
“matando el sistema”
o creando sus propias normas de sobrevivencia
catarsis compartida con Aristóteles.

Ya te diste cuenta que el príncipe
no volvió a rana,
era la rana,
que vendía sudores, lágrimas
y hasta su propia sangre
cerca de ese matorral de esqueletos andantes
o cañadas de agua sucias bañadas con narcotráfico .

Saliste airosa Guaralay
ahora pensando en tu otra víctima con el iphone plus,
el Louboutin y aquel Gucci.

By Norberto Azor
Derechos reservados

 

Facebook Comments