Unos 70.000 bolivianos retornaron de España

223034_600Madrid.- Diez años atrás, España era un paraíso para los bolivianos. Como dice Luis Vargas: “había faena (trabajo), eran aquellas épocas en las que uno podía escoger dónde ir a trabajar”. Fue entonces que este informático paceño, titulado en la Universidad Mayor de San Andrés, se quedó en la ciudad de Valencia. Era un “paleta”, que en el argot inmigrante significa trabajador de construcción.

Pero la crisis europea ha socavado la bonanza. Ahora, en España escasean las fuentes laborales y se ha vuelto moneda corriente que inmigrantes —y hasta ciudadanos ibéricos— preparen las maletas y retornen a sus naciones o se vayan a otras. Por ejemplo, hay bolivianos que van a probar suerte a otros confines del viejo continente. “El país que está de moda entre los compatriotas es Alemania”, comenta Vargas.

Caída. Los datos del Instituto Nacional de Estadística de España que maneja la Embajada de Bolivia en esa nación revelan que más de 70.000 connacionales dejaron ese Estado en los últimos cinco años. Las cifras han caído en picada desde 2008, cuando habían 242.496 bolivianos; en 2009 llegaban a 230.703; en 2010 a 213.169; en 2011 a 199.080; en 2012 a 186.018 y en lo que va de esta gestión a 172.412 (más datos en el cuadro).

Vargas no conoce estos guarismos, aunque sabe que cada vez hay menos compatriotas en Valencia. Por ejemplo, cuenta que un tal Salvador atendía un bar boliviano en esa urbe, pero el negocio cerró y él abandonó esa tierra. “El otro día también una mujer me buscó para que yo le ayude a hacer sus papeles y se marchó de España”. Al respecto, el cónsul boliviano en Valencia, Jorge Olguín, informa que antes estaban registrados unos 30.000 connacionales en esa ciudad y el número cayó casi a la mitad.

“Es que ahora no hay trabajo”, sentencia Vargas, a la hora de plantear el principal motivo para este nuevo éxodo que han emprendido miles de sus compatriotas. Sobre el tema, el documento Perfil Migratorio de Bolivia, elaborado por René Pereira Morató para la Organización Internacional para las Migraciones, establece que el 50% de los bolivianos que viajó a España lo hizo por razones económicas, el 33% porque quería mejorar su calidad de vida y el 9% para reunirse con su familia; el restante 8%, por motivos educativos, políticos, religiosos, entre otros.



11ago/amodom
 la-razon.es
Facebook Comments