Utilidades del padrón municipal

thumbnail

 

Por Teodoro Reyes

Dominicano residente en España

 

 

Por más de 20 años, la continua búsqueda de informaciones sobre la estructuración del Estado de Bienestar en algunas naciones prósperas de Europa, y en particular, la observación tenaz del régimen institucional vigente en la sociedad española; han formado en nuestra conciencia la firme concepción de que «La Organización» es una condición moral consustancial al desarrollo humano, cuya responsabilidad se expresa primero en los individuos para luego modelarse en el ámbito colectivo.

Debemos tener presente que los procesos evolutivos en la naturaleza son dinámicos e irreversibles, nada ni nadie puede detenerlos. Aunque, habitualmente en el medio social éstos sufren retrasos debido a determinadas circunstancias humanas, entre ellas: La lentitud en la transferencia y asimilación del conocimiento de las cosas, y principalmente a las inconveniencias que genera el elemento político.

La experiencia europea nos anima a considerar que en la república Dominicana se puede alcanzar en un mediano plazo, el nivel de orden y de progreso que ya debería estar disfrutando nuestra sociedad. Pero, estas aspiraciones solo pueden ser posibles, fundamentalmente cuando nuestra clase política sea capaz de aparcar intereses grupales, en aras de contribuir a lograr el Consenso que requiere un verdadero proyecto de nación.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, como en otras partes del mundo, varias naciones del viejo continente desecharon el modelo de Estado Asistencialista para abrirse nuevas vías de prosperidad, poniendo en marcha métodos y tecnologías modernas que proporcionaran cambios sustanciales en el nivel de vida de sus ciudadanos. A propósito de estas ideas, cabe resaltar que estos pueblos anclaron los cimientos del progreso en sus ayuntamientos, a través del Padrón Municipal de Residentes.

Partiendo de estos criterios, nos atreveremos a asegurar que en la república Dominicana, la inexistencia de este vínculo primario entre los munícipes y los cabildos, es un grave inconveniente para nuestros planes de crecimiento. La instauración de este importante eslabón en la cadena organizativa, es esencial para que el resto de nuestras instituciones públicas se sume al concierto de nuestro desarrollo social y económico.

El Padrón Municipal de Residentes se concreta como un registro administrativo almacenado en un gran fichero de datos, el cual permite a los ayuntamientos y municipios de un país, gestionar y mantener por medios informáticos, el control organizativo de la totalidad de personas que residen en sus respectivas jurisdicciones.

Normalmente, la información acumulada en el Padrón Municipal de Habitantes es sometida a continuos procesos de depuración y actualización. Por esta razón, a este valioso documento se le considera como una herramienta de múltiples utilidades para los Estados, puesto que varias instituciones públicas se apoyan en la calidad y fiabilidad de sus datos para planificar con éxito la ejecución de sus tareas competenciales.

El hecho de catalogar al Padrón Municipal de Habitantes como un instrumento administrativo eficaz y de fácil manejo, nos alienta a recomendar su implantación en los ayuntamientos de la república Dominicana; debido a que su instauración aportaría ventajas y beneficios de incalculable valor social para el país:

1° – La obtención de cifras y la elaboración de estadísticas de población en corto plazo a nivel municipal o nacional ajustadas a la realidad, las cuales pueden ser declaradas oficiales por los Gobiernos anualmente, e incluso semanal o mensualmente, a propuesta de la Oficina Nacional de Estadísticas. Lograda esta etapa, el Padrón Municipal sustituirá al clásico Censo Nacional de Población y Viviendas que el Estado efectúa en periodos de diez años.

2° – En materia de inmigración conviene señalar que el Padrón Municipal reporta un gran servicio, ya que en el mismo se concreta la finalidad de dar a sus datos carácter de prueba, no solo de la residencia de ciudadanos extranjeros en los municipios, sino también del domicilio habitual en los mismos. Como registro, las informaciones que ofrece sirven de base para la introducción de instrumentos encaminados a mejorar la gestión de extranjería con el objeto de ordenar apropiadamente los flujos migratorios, así como evitar el uso fraudulento de aquellos.

3º – Los ayuntamientos del país estarían facultados para gestionar y emitir un nuevo servicio a la ciudadanía, conocido como el Certificado de Empadronamiento, documento público que acreditaría la dirección y lugar de residencia de los ciudadanos que realmente vivan en sus correspondientes jurisdicciones. Su emisión podría ser gratuita, o a costo mínimo para el ciudadano. El certificado de empadronamiento será requisito indispensable para la tramitación ante la administración pública, de documento tales como: Cédulas de Identidad, licencias de conducir, licencia para apertura de negocios, permisos de Porte y Tenencia de armas de fuego, gestiones de pasaportes; peticiones de servicios de salud, demandas de ayudas para educación, solicitud de ayudas sociales, etc.

4° – El tratamiento de datos verídicos de población a través del Padrón Municipal, supondría a los gobiernos plantear cómodamente los presupuestos anuales. Asimismo diseñar, aplicar o reformar con mayor precisión, los proyectos estatales de recaudación fiscal. Además permite a las administraciones esquematizar, por medio de los cabildos, programas de desarrollo integral en sectores como el de la Salud, la Educación. Planificar el crecimiento urbano, proyectos de viviendas, monitorear el crecimiento de la población. Programar la producción agropecuaria e industrial.

5° – El empleo apropiado de los datos de direcciones del domicilio de los habitantes de sus demarcaciones, forzaría la coordinación lógica entre los ayuntamientos y la Oficina Nacional de Correos, a los fines de establecer el código postal en todas las provincias, ciudades, barios y calles del país. El código postal es un registro numérico que sirve para canalizar los trabajos del correo, así como para identificar con suma rapidez zonas barriales dentro de una misma ciudad. Su utilidad se haría notoria en la simplificación del dato de direcciones en grandes ciudades como Santo Domingo, Santiago, La Vega, San Cristóbal, etc.

6° – Para la Oficina del Catastro Urbano, el Padrón municipal se convertiría en un elemento auxiliar, específicamente cuando desde los cabildos se instruya a la ciudadanía sobre la importancia de proveerse de los Títulos que certifiquen la propiedad de viviendas y de otros bienes inmuebles dentro de los municipios. En efecto, el acto de empadronamiento exigiría como requisito principal la presentación de las escrituras de viviendas u otros inmuebles.

7° – La aplicación del Padrón Municipal inducirá al Departamento Nacional de Documentación a transformar definitivamente la estructura de los Documentos Nacionales de Identidad, en lo que concierne al contenido y la calidad de la información ciudadana que éstos registran.

8° – Mediante la coordinación interinstitucional, el intercambio de informaciones de población entre los ayuntamientos y la Oficina Nacional de Registro Civil, favorecerá a que esta última institución capte del ciudadano, la mayor cantidad de datos de identidad con el mínimo de errores posibles.

9° – El Padrón Municipal de Residentes es un documento sumamente fiable, de cuyo contenido los ayuntamientos podrán clasificar y remitir debidamente actualizados, los datos que sean necesarios para el mantenimiento del Censo Electoral. Con este sistema se podrán organizar las elecciones directamente en los municipios, reduciendo en mayor medida, las multitudinarias y costosas caravanas que recorren todo el país en tiempos de campañas electorales. Para ello, es preciso que se cree en cada consistorio la Oficina del Censo Electoral, la cual coordinaría con la Junta Central Electoral y los partidos políticos, la celebración de elecciones municipales. La Oficina del Censo Electoral asumiría la función de mantener el Padrón Electoral continuamente actualizado.

10° – El auge de la violencia y la criminalidad que en la actualidad afecta a toda la sociedad dominicana, está obligando a los Cuerpos de Seguridad del Estado a dar respuestas y soluciones ágiles a todos y cada uno de los casos delictivos que se perpetran en nuestras calles. La consulta del Padrón Municipal de Residentes ofrece datos certeros de ubicación que serían claves para la investigación policial.

11° – No obstante, los resultados que más trascenderían de esta interesante iniciativa, es que las futuras generaciones de dominicanos, para el bien de nuestra nación, adquirirían mayores cotas de conciencia ciudadana.
Madrid, 8 de noviembre de 2013.

Facebook Comments