¡Violencia general y feminicidios!

¡Violencia general y feminicidios!

 

Por Olga Capellán.-

 

Indudablemente que la violencia  se ha convertido en nuestro país en uno de los principales males que afectan la seguridad ciudadana, con el agravante de que el porte de armas de fuego en los últimos años se ha incrementado considerablemente, como si también el porte de armas blancas no fuese un gran peligro, ya que éstas últimas están al alcance de todos.

Se debe destacar que la vigilancia de las autoridades acerca de este problema ha fracasado considerablemente, y si tomamos en cuenta que en muchos de los casos gran parte de los hechos violentos son cometidos por agentes del orden u otros cuerpos armados.

Apenas del nuevo año 2016 solo han pasado dos semanas y ya son 7  las mujeres que han perdido sus vidas de manos de sus parejas y ex parejas sentimentales, siendo este un parámetro que las autoridades competentes están en la obligación de buscar una solución, a fin de evitar esta práctica criminal que está acabando con muchas mujeres en todo el territorio nacional, sobre todo con aquellas de bajo recursos económicos o más bien residentes en los sectores marginados en su mayoría.

Es lamentable que hechos criminales de tal naturaleza se vean casi a diario, es por ello que el Estado dominicano no solo debe controlar el porte de armas de fuego en la población civil, sino también buscar una forma de que los agentes armados deben ser minuciosamente examinados con test psicológicos para determinar el estado emocional de cada uno, para tratar de evitar que estos sean potenciales feminicidas, como al igual que a todo ciudadano portante de los mortíferos aparatos.

Ya es suficiente con la violencia callejera que viene acabando también con la vida de personas indefensas en cualquier rincón del país, hace apenas unos días una profesora con siete meses de gestación fue asesinada con la mera intención de robarle su teléfono móvil en Villa Mella, al igual que sucedió con un segundo teniente en el mes de diciembre que transitaba por las calles del sector de Villa Francisca en la capital.

En todos los casos las autoridades tienen que actuar para controlar esta engorrosa situación, pero algo le toca hacer a cada ciudadano; conociendo lo peligrosa que está la situación en todo el país, estos deben mostrar un poco de prudencia, y no exhibir objetos de valores en la calle, salir lo menos vistosos posible para no llamar la atención delincuencial, a menos que no dispongan de medios de transportes propios.

Bien podrían las autoridades competentes organizar especies de seminarios barriales con la finalidad de reeducar a la población en tal sentido, tanto por un mejor comportamiento, así como por un mejor manejo en la conducta  de aquellos que portan armas de fuego.

Evidentemente que la violencia en general están haciendo considerablemente daño a la sociedad nacional y la nación, pues ya República Dominicana a nivel internacional está considerada como un país sin control con una delincuencia altamente peligrosa, razón por la cual muchos turistas se abstienen de visitar  el territorio dominicano, por temor a ser agredidos, robados y lo peor perder la vida en un santiamén.

El gobierno dominicano debe hacer mayor esfuerzos por crear fuentes de trabajo y así mantener a la juventud ocupada y alejada de la delincuencia y los vicios, además debería implementar estudios de oficios técnicos pre universitarios, ya que no todos los jóvenes llegan a realizar altos estudios, ni siquiera terminan el bachillerato, pero cada uno debe aprender una manera decente y sana de cómo ganarse la vida.

Eminentemente que una cuota debe tocar al aspecto familiar: inducir a sus hijos por un buen camino y costumbre, pero para ello se necesitan hogares con estabilidad económica, y en un país pobre como el nuestro donde más del 30% de la población carece de empleo o no gana lo suficiente para el sustento familiar, es casi imposible lograrlo, a pesar de los esfuerzos hecho por presidente de la república Lic. Danilo Medina, para reducir la pobreza en todo el país.

Los propios dominicanos que viven en el exterior sienten miedo de visitar a su país, dado el grado de inseguridad desde que se pisa suelo dominicano, es decir: desde los aeropuertos nacionales, ya se siente el temor de ser asaltado y quizás perder la vida durante el trayecto.

El ministerio de turismo  busca un aumento en el flujo turístico hacia el país, es por ello que también debe aunar esfuerzos con otras autoridades gubernamentales a fin de que todas las ciudades se sientan seguras, y así lograr el objetivo deseado, ya que el turismo es una de las principales fuentes de ingreso al fisco nacional.

Otra fuente de ingreso muy importante que tiene la nación son las remesas que envían los dominicanos desde el exterior, estimado en un 13.2% del PIB, según un informe del Banco Mundial sobre el impacto macroeconómico de las remesas y reducción de la pobreza, lo que significa que las mismas forman un eje importante de ingresos desde el exterior a la economía nacional, es por ello que los dominicanos exigen seguridad a la hora de visitar su patria que le vio nacer.

Otro gran problema que afecta a todo el país es el asunto de las drogas, tanto la venta, así como el consumo de estupefacientes, que sin ser un país productivo de estos vicios dañinos, sin embargo está reconocido a nivel internacional como uno de los países donde mayormente se trafica hacia el exterior desde América Latina y el Caribe.

El gobierno dominicano tiene un gran reto para reducir su imagen negativa, combatiendo a estos flagelos, ya que gran parte de la violencia se escenifica por medio a la rivalidad del control por el trasiego de las drogas hacia y desde el territorio nacional, y debe comenzar a actuar, pero ya.

 

 

Facebook Comments