Whitney Houston murió ahogada en su habitación en el Beverly Hilton

La Policía descarta el suicidio de Whitney Houston, a la que encontro muerta su peluquera. La hija de la artista fue hospitalizada por un ataque de nervios

En la habitación del Hotel Beverly Hilton en la que Whitney Houston fue hallada muerta no había drogas ni señales de violencia. Sólo un puñado de medicamentos para la ansiedad con los que combatía regularmente su pánico escénico y unos somníferos, según fuentes policiales citadas por Radar.com.

Con estos indicios, las primeras hipótesis apuntan a que la cantante pudo morir tras quedarse dormida en la bañera o resbalarse accidentalmente. Descartado el suicidio, será la autopsia practicada ayer la que explique por qué la voz de Whitney Houston se ahogó para siempre en el cuarto de baño de un hotel de lujo de Los Ángeles.

A Whitney Houston la encontró muerta su peluquera

A la mujer que el mundo siempre recordará por su voz de ángel y mirada transparente la encontró muerta su peluquera con la cabeza bajo el agua y las piernas por alto. Su guardaespaldas la sacó desnuda de la bañera, pero ni él ni los enfermeros que llegaron en cuestión de minutos pudieron reanimarla. El cuerpo de Whitney Houston estaba frío. Eran las 15.55 de la tarde (hora local) cuando abandonaron los esfuerzos.

La muerte no se preocupó por darle un final digno, pero sí un contexto glorioso. Se encontraba en la cuarta planta del Hotel Beverly Hilton, donde el productor que la descubriera iba a celebrar su gran fiesta anual en vísperas de los Grammy. Houston iba a abrir las actuaciones. Pronto empezaron a llegar las limusinas a la puerta principal del complejo, mientras que la policía y los forenses entraban por la trasera. La música retumbaba en los salones del hotel con el cadáver desnudo de Whitney Houston en el mismo edificio. ‘The show must go on’ (el show debe continuar), decidió el anfitrión. «A Whitney le encantaba esta noche y hubiera querido que siguiéramos con la fiesta», justificó.

En vida la protagonista de ‘El guardaespaldas’ no siempre cumplió esa regla de oro. En los últimos años el pánico escénico que a menudo la llevó a cancelar actuaciones en el último momento y pasar días atormentada en su habitación había empeorado. Su voz ya no respondía a la que el público llevaba grabada en la memoria. Una vida de juergas y correrías marcada por las drogas se había cobrado su cuota. La dulce niña de las misas de góspel que enamoró a los productores musicales sonaba con voz ronca y quebrada, aunque ella siguiera poniéndole detrás toda su fuerza.

La última actuación de Whitney Houston

El jueves Whitney Houston dio la que sería su última actuación en un club de Hollywood donde improvisó una canción con la nominada de los Grammy Kelly Price. Muchos apuntan a que estuvo de fiesta visiblemente ebria, sin embargo quienes acompañaban a Whitney Houston como parte del largo séquito que llevó hasta el Beverly Hilton aseguran que el sábado se encontraba de buen humor, ilusionada con la actuación que iba a dar esa noche para su mentor Clive Davis.

Su maquilladora y su peluquera esperaban a que finalizase el baño para transformarla de nuevo en estrella. Al cabo de una hora se preocuparon y llamaron a los guardaespaldas. Los testigos describen la escena que siguió como un caos surrealista, con la habitación acordonada, los huéspedes rondando alrededor y la policía en búsqueda de una orden judicial para registrar la habitación.

La hija de Whitney Houston, hospitalizada por un ataque de nervios

Horas después la hija de Whitney Houston se enzarzó en un enfrentamiento con los agentes, a los que insultó cuando no le dejaron ver el cuerpo. Fue el primero de los ataques de nervios que ayer forzaron su hospitalización. Ayer la gran fiesta de los Grammy se convirtió en un sobrio tributo a la cantante, con la voz de Jennifer Hudson para su despedida.

Facebook Comments