Retorno Voluntario: 108 inmigrantes dejan España cada día por la crisis económica

Madrid.- Cada día 108 inmigrantes desempleados que residían en España regresan a sus países. Los inmigrantes capitalizan la prestación contributiva que han generado en España para disfrutarla en sus países de origen.

En el primer semestre del año el número de solicitudes para beneficiarse de este plan se disparó, llegando a ser cinco veces superior a la de 2009.

Un total de 19.421 trabajadores extranjeros se beneficiaron entre enero y junio del Programa de abono anticipado para la prestación a extranjeros (APRE) dentro del plan de retorno voluntario.

El plan se creó en 2008 y en 2010 el número de personas que se acogió a él fue de 11.722 personas. Este año se estima que lo harán más de 40.000 inmigrantes no pertenecientes a la Unión Europea (UE).

Una de las condiciones del programa es que el extranjero no regrese a España en el plazo de tres años.

El 40% de la prestación la cobran en España y el 60% en su país de nacimiento.

El 70% de las solicitudes proceden de ciudadanos de Ecuador, Colombia, Bolivia y Perú. Ecuador casi acapara la mitad de ellas (44%) y Colombia un 19%.

CONSECUENCIAS. La crisis económica que afecta a España, con una tasa de desocupación del 24,4% (5,6 millones de personas), ha provocado que la emigración vaya a superar por primera vez a la inmigración.

Este año ya han dejado España más de 300.000 extranjeros, frente a los cerca de 225.000 que llegaron.

Al concluir el año, según proyecciones del Instituto nacional de estadística, 580.850 personas habrán abandonado España para residir en el extranjero, por lo que el saldo migratorio será negativo (se calcula de -130.850).

SANIDAD. En tanto, los inmigrantes que deciden quedarse en España y ni siquiera tienen papeles cada vez la pasan peor. Por esto grupos de indocumentados anunciaron que se movilizarán en contra de su exclusión de los servicios sanitarios públicos españoles aprobada por el gobierno y que entrará en vigor este sábado. La ministra de sanidad, Ana Mato, dijo a los irregulares que a partir de ese día tendrán que abonar el costo de la asistencia.

Asociaciones de inmigrantes y Organizaciones no gubernamentales (ONG) han convocado una manifestación para el mismo sábado a través de la red «Derecho a tener derechos» frente al hospital Gregorio Marañón de Madrid bajo el lema «ningún ser humano es ilegal: sanidad pública universal».

Será la primera moviliza-ción de una campaña de protestas que llevarán a cabo para pedir al gobierno la «derogación inmediata» de la ley enmarcada en el paquete de recortes de 7.000 millones de euros (US$ 8.700 millones) en sanidad que aprobó el gobierno de Mariano Rajoy en abril.

Se calcula que cerca de 150.000 inmigrantes irregulares dejarán de tener derecho a ser atendidos en los hospitales públicos españoles al quedar desactivada su tarjeta sanitaria a partir del 1° de septiembre.

Los menores de edad y las embarazadas quedan exentos de la limitación. Todos los «sin papeles» podrán seguir acudiendo al servicio de urgencias.

Más de un millar de médicos anunciaron que no cumplirán la norma y que seguirán atendiendo a estos inmigrantes.

Además, cinco gobiernos regionales que no están liderados por el Partido Popular -Andalucía, Asturias, País Vasco, Canarias y Cataluña- ya han anunciado que no cumplirán.

Si los inmigrantes sin papeles quieren mantener el derecho a la asistencia sanitaria pública deberán pagar 710 euros (US$ 890) al año.

La cifra
580
Son los miles de personas que habrán abandonado España para fin de año, según los cálculos. Ya se fueron 300.000 en 2012.

30 Ago/Amo Dom/ El País Digital

Facebook Comments