6 ideas básicas para detener el cambio climático

Ningún producto va a hacer de ti alguien mejor, y la mayoría hacen del Planeta un sitio un poco más pequeño.

 

 

1.Vivienda: aslamiento y orientación
Ten en cuenta el diseño, los materiales y el aislamiento. Una vivienda mal aislada consumirá en calefacción más energía que otra mejor aislada, y esto durante toda la vida del edificio. Del mismo modo, una vivienda bien orientada podrá aprovechar mejor las posibilidades naturales de calor (el sol) o de frío (sombras y corrientes de aire).

2. Movilidad: olvidarse del coche
El transporte cotidiano es la segunda actividad más importante en la huella de carbono de los consumidores, llegando a representar casi una quinta parte del total de nuestras emisiones. Solamente los coches privados representan aproximadamente el 15% del total de emisiones en España.
Una de las maneras más fáciles que tiene un consumidor para reducir su huella de carbono es olvidarse del coche particular y utilizar el transporte público. Además, hay transporte público para todas las necesidades, sobre todo en la ciudad.

3. Alimentación: dieta baja en carbono
La alimentación es la tercera actividad de los ciudadanos que más emisiones genera, llegando a representar más de un 15% de nuestra huella de carbono. Tanto la agricultura como la ganadería necesitan de grandes cantidades de suelo. Al intervenir el ser humano para mejorar la productividad de los suelos, la tierra pasa a convertirse en una fuente de gases de efecto invernadero. Así, una buena manera de reducir la huella es consumir menos carne y más vegetales en su lugar.

4. Electrodomésticos
A pesar de las mejoras en la eficiencia energética de los electrodomésticos en las últimas décadas, cada vez utilizamos más electrodomésticos por habitante y sus emisiones siguen creciendo. Plantéate racionalmente si realmente necesitas ese electrodoméstico o si lo estás comprando por alguna otra razón (moda, capricho). Muchos electrodomésticos son completamente prescindibles. Finalmente,algunos electrodomésticos no nos harían falta si utilizamos servicios para esa misma tarea: puedes evitar la lavadora yendo a la lavandería puedes evitar una impresora láser a color si imprimes en una copistería.

5. La compra, en mercados locales
Los mercados locales y mercadillos tradicionales ofrecen alimentos de temporada producidos cerca del punto de venta. Se trata de productos que han necesitado poco consumo energético en su transporte y en su refrigeración y conservación, y por tanto su carga de emisiones de carbono localeses más pequeña que la de productos que, por ejemplo, vengan ultracongelados desde lugares muy lejanos en otros continentes. Pensando en el clima, es una buena idea consumir productos de temporada, adquiridos en mercados locales, y a ser posible con certifi cación ecológica.

6. Compras con menos emisiones
La posibilidad más coherente para reducir la huella de carbono de nuestro consumo eléctrico consiste en comprar la electricidad a una empresa que genere exclusivamente electricidad de origen renovable. Así se asegura que la huella de carbono se reduce, y se apoya a una empresa que apuesta por las renovables 100%.
Otra opción sería pedir a la compañía habitual que solamente venda electricidad verde.
Tanto en tu factura de electricidad como en la página web de la Comisión Nacional de la Energía se puede encontrar un listado de todos los comercializadores de electricidad.

 

 

 

VIA:  CANAL SOLIDARIO

Facebook Comments