Abogados responden a Cesar Medina sobre litis José Hidalgo (Pepe)

43FB51A1-F2DB-4398-B375-3AA07497E9D2.jpg__460__390__CROPz0x460y390

  • Juristas dicen que Pepe Hidalgo trata de aparecer como víctima en una litis

 

Santo Domingo

El periodista y embajador dominicano en España, César Medina, fue sindicado por dos abogados del país como instrumento del empresario español Juan José Hidalgo (Pepe) para patrocinar una alegada campaña de presión mediática a través de la cual este pretende “victimizarse”, en lo que considere una maniobra para no cumplir compromisos contractuales relacionados con propiedades para fines turísticos.La siguiente declaración de los profesionales del derecho pone en contecto su opinión sobre el asunto.

Los abogados Reynaldo Fermín y Cristina García atribuyeron al empresario español Juan José Hidalgo (Don Pepe) patrocinar una campaña de presión mediática a través del periodista y embajador dominicano en España, César Medina, “para victimizarse, no cumplir sus obligaciones contractuales y tratar de apropiarse de terrenos con gran potencial turístico en la zona de Uvero Alto”.

Todo eso se realiza, alegan los abogados, “sin pagar su valor o pagando solo una fracción del monto que él mismo acordó pagar mediante contratos”.

Indicaron que el empresario turístico ha mostrado nuevamente su “modus operandi” y está envuelto actualmente en dos litigios judiciales relacionados con transacciones inmobiliarias realizadas en Uvero Alto. “Hidalgo implementa la práctica de contratar la compra de terrenos y luego demandar al vendedor por alegado incumplimiento.

Cuando la estrategia le sale bien, no dice nada, pero cuando no le sale bien, empieza a emplear otras tácticas para presionar y tratar de salirse con la suya”.

“En el año 2007, Hidalgo puso su ojo en Uvero Alto con un plan maestro de adueñarse de la mayor cantidad de tierra al menor costo posible sin importarle a quien atropelle. Adquirió amplios terrenos con frente de playa ubicados entre los Hoteles Secrets y Sirenis en las parcelas 206-T, 206-K y 206-S. Parte de estos terrenos fueron comprados a la señora Victoria Castro Rijo y otra parte al empresario artístico dominicano a quien el señor Medina acusa de cometer la más grande estafa en contra del “indefenso” empresario español Hidalgo.

Explicaron que la hoy fenecida, señora Victoria Castro Rijo, le firmó una “opción de compra” en un contrato realizado a mano en una hoja de cuaderno para la parcela 206-T, que tiene una extensión superficial de 128 mil 337 metros cuadrados. “Posteriormente Hidalgo pasó a inscribir una litis sobre Derechos Registrados con el propósito de que el tribunal le transfiriera a su favor dicha parcela, sin entregar un solo centavo, impidiendo que la legitima dueña pudiera disponer de su propiedad. Los herederos de la señora han reclamado múltiple veces el pago o que le quiten la litis a su tierra, cosa que hasta al día de hoy Hidalgo se ha negado a hacer”.

“Entonces se afirma que este señor Hidalgo, quien reitera su compromiso con el país, está siendo víctima de “atropellos”, el mismo que con un contrato hecho a mano en una hoja de cuaderno, una foto y sin dar un solo dólar demandó a la Señora Victoria Castro Rijo y le inscribió una litis sobre Derechos Registrados a su terreno”.

“El empresario artístico corrió una mejor suerte. A diferencia de lo que dice César Medina, Hidalgo fue quien demandó primero en resolución de contrato y daños y perjuicios, pretendiendo no solo la resolución del contrato, sino, quedarse con la propiedad de los terrenos vendidos, recibir de vuelta los valores avanzados, así como, una indemnización monetaria, pero por lo descabellada e infundada que fue esta demanda, le fue rechazada por el Tribunal apoderado. Agregaron que utilizando las vías de derecho correspondientes, el empresario artístico demandó reconvencionalmente a Hidalgo por el manifiesto incumplimiento de pago.

La Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional emitió una sentencia que le reconocía el incumplimiento de Hidalgo conforme lo contratado, todo en virtud de las respectivas cláusulas contractuales fijadas al efecto para cada una de las partes en caso de incumplimiento, la cual luego fue confirmada en todas su partes por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación.

El señor Hidalgo entiende que la seguridad jurídica solo existe para lo que a él le conviene pero no existe para lo que no le conviene?

Citan supuestas falsedades de Medina
Fermín y García aseguran que César Medina miente deliberadamente al afirmar que un empresario artístico le vendió unos terrenos por 24 millones de dólares para explotarlo en sociedad, que el Ministerio de Medio Ambiente le impidió tomar posesión de la propiedad, que cuando reclamó la devolución del dinero y devolvió los terrenos, fue demandado en un tribunal de Higüey por daños y perjuicios, y que el empresario español fue condenado por un juez de Higüey que posteriormente fue destituido por corrupción.

En su declaración, los abogados dicen contar con más de 16 evidencias documentales que desmienten esas y otras afirmaciones del comunicador y diplomático, incluyendo copia del certificado de título de los terrenos vendidos al señor Hidalgo traspasado a nombre de su empresa, a pesar de que no terminó de pagar.

“En nuestra condición de abogados, nos vemos obligados a realizar algunas puntualizaciones para edificar correctamente a la opinión pública y corregir los errores en que incurre el señor Medina al tratar públicamente un asunto que aunque conoce bastante bien, ya que ha estado presente en varias reuniones con las partes envueltas en el litigio, en interés de llegar a un acuerdo amigable, ahora aparentemente ha querido deformar los hechos para otorgar una falsa razón a su representado”, expresan.

Los abogados citan a continuación las aseveraciones del señor Medina en su escrito titulado “Escrache contra Don Pepe” que consideran falsas y exponen sus rgumentos: 1) “Un conocido empresario artístico le vendió unos terrenos por 24 millones de dólares”. En realidad, el monto total del acuerdo fue superior y la forma de pago fue conforme a una escala acordada por las partes que incluyó un pago inicial realizado a la firma del contrato en fecha 15 de Junio del 2007.

2) “…para explotarlos en sociedad”.

En realidad, la transacción fue una venta pura y simple de un terreno.

3) “cuando intentó entrar en posesión de ellos se lo impidió el ministerio de Recursos Naturales bajo el argumento de que se trata de humedales “que no pueden ser alterados por la mano del hombre…”. Exponen que en “realidad, el señor Hidalgo fue puesto en posesión de los terrenos objetos de venta y el derecho de propiedad de más del 98% de la superficie de los terrenos vendidos fueron igualmente transferido a su favor (ver copia de Titulo anexa), conforme lo acordado y aun en la actualidad mantiene la ocupación de los referidos terrenos”.

Y agregan que “según se evidencia en la carta del 18 de Febrero del 2013, enviada por el Consorcio Empaca- Redes, empresa contratada por Hidalgo para tramitar el permiso ambiental del proyecto “El Palmeral” que se proponía a desarrollar en los terrenos, dicho proyecto estaba en su fase final de evaluación por el Ministerio de Medio Ambiente para entonces ser otorgado el permiso correspondiente. A Hidalgo se le solicitaron unos documentos que nunca entregó y el proceso para conseguir los permisos de medio ambiente se paralizó”.

4) “Cuando reclamó la devolución del dinero y devolvió los terrenos, fue demandado en un tribunal de Higuey por daños y perjuicios…”.

Apuntan que “habiendo su cliente dado cumplimiento a todas las condiciones puestas a su cargo bajo el contrato pre-señalado y al no haber sido satisfecho con el pago previsto, procedió a requerirle a Hidalgo que pague y cumpla con sus compromisos contractuales.

Hidalgo, en lugar de honrar el compromiso asumido, fue quien demandó primero en Resolución de Contrato y Daños y Perjuicios, demanda que por lo descabellada e infundada, le fue rechazada.

Todo esto ocurrió en el Distrito Nacional, no en un tribunal de Higüey como asegura el señor Medina”.

5) “…y un juez lo condenó y ordenó no sólo devolver los terrenos sino también entregarle al vendedor 84 apartamentos de Juan Dolio y otros tantos bienes en Boca Chica.” Sobre este aspecto señalan que “Hidalgo entregó unos apartamentos en dación en pago en el mismo edificio donde tiene un letrero vendiendo apartamentos en el Hotel Hamaca en Boca Chica. Y en el contrato suscrito entre Hidalgo y su cliente existe una clausula penal que estipula claramente que en caso de que Hidalgo incumpla, su cliente podrá optar por la terminación automática del presente acuerdo con derecho a conservar las sumas que hasta ese momento hubiese pagado Hidalgo. Por lo tanto, esto no fue una condenación de un Juez, sino la aplicación de lo que dice el contrato firmado. No sabemos a qué se refiere el Sr. Medina en Juan Dolio y otros tantos bienes en Boca Chica aparte de los apartamentos.

6) “Poco después ese juez fue cancelado por múltiples actos de corrupción en que habría incurrido, según el Consejo Superior de la Magistratura.

Pero la sentencia jamás fue anulada y se encuentra actualmente pendiente de fallo en la Suprema Corte de Justicia”. Agregan los abogados que “contrario a lo ya tantas veces ha sido repetido por el señor Medina tanto en su programa televisivo matutino y en su columna en el Listín Diario, esta litis nunca ha estado en la Jurisdicción de Higuey e Hidalgo recurrió en casación ante la Suprema Corte de Justicia precisamente porque la Corte de Apelación confirmó en todas sus partes la sentencia del Tribunal de Primera Instancia”.

Está evidenciado que el señor Hidalgo en su manera de proceder contractualmente no es cumplidor de sus obligaciones. “Esta conducta ya le costó a Don Pepe Hidalgo, en abril del 2010, una condena de 45 millones de dólares en un tribunal de arbitraje de París por incumplimiento de contrato con sus socios de los hoteles Oasis en México, situación que le obligó a renunciar al uso de esa marca en los hoteles que operaba en México y en la República Dominicana”, de acuerdo a los juristas.

De igual manera es necesario resaltar lo recogido en la prensa Española, en relación a la controversia por él emprendida, contra sus anteriores contratantes la firma Barceló, empresa esta que tiene en nuestro país las más importantes inversiones en el sector turístico, en donde a viva voz él dice que son sus enemigos.

De igual manera es necesario recordar que un inversionista cubano-estadounidense, Sandalio Suárez Real, también acusó al embajador dominicano en España, César Medina, de ejercer presión para que un tribunal de Higüey no le reconociera sus derechos sobre unos terrenos supuestamente invadidos por el empresario español “Pepe” Hidalgo.

Es esa conducta a no cumplimiento de lo convenido que le tiene tanto frente abierto en la justicia nacional y extranjera.

 

 

AMO DOM/  LISTINDIARIO.COM.DO

Facebook Comments