¡Debemos tributar a nuestros Héroes!

olgaPor Olga Capellán.-

Ya se cumplieron 40 años del vil asesinato del comandante de Abril Francisco Alberto Caamaño Deñó, y de sus compañeros de lucha en Playa Caracoles, de mano de los esbirros del régimen del Dr. Joaquín Balaguer, como remanente trujillista y enemigo de las ideas revolucionarias, aquel que nunca perdonaba a quienes no se rendían a sus pies.

El Dr. Balaguer, gustaba de enseñar su poderío y para ello utilizaba los métodos más crueles haciendo desaparecer a todo aquel que considerase su enemigo político, por eso fue que corrió la sangre de centenares de jóvenes profesionales, quienes fueron muertos a mansalva, apresados y torturados y finalmente muchos de ellos desaparecidos a través de los cuerpos represivos gubernamentales.
Hace dos años la última vez que participé en la misa aniversario de Caamaño y sus compañeros de lucha, la misma fue celebrada en la iglesia Las Mercedes, donde a parte de algunos familiares cercanos, Como Claudio Caamaño y sus hijos, doña Fellita y otros, noté que no hicieron acto de presencia en dicha misa, ningún representante gubernamental, tampoco hubo masiva participación de personalidades ligadas a la causa, apenas vi a don Fernando Casado, Arturo Pujol y algunos otros ex combatientes de la revolución de abril, ya viejitos y cansados, a quienes se le notaban las penurias debido a la desigualdad social existe en toda la nación.

No sé cual tributo merecido le fueron hecho a estos héroes de playa caracoles, no estuve presente por encontrarme lejos pero no alejada de mi patria, Caamaño ha sido el más grande de los hombres de nuestro tiempo y es por ello que todo dominicano sensato debe rendir honor a quien lo merece, pero lamentablemente en nuestro país existe la ingratitud de los que detentan el poder político y económico.
Francisco Alberto Caamaño Deño, no tenía oro ni dinero que ofrecerle a los políticos del país, este héroe solo tenía las ideas, valentía y el coraje para luchar y brindar una patria libre al pueblo dominicano.

Muchos prefieren rendir homenajes a politiqueros extranjeros que les llenan los bolsillos, sin embargo olvidan que solo tienen una patria mellada por la influencia, tanto de regímenes, así como por multinacionales que se llevan nuestra riqueza, mientras algunas personalidades de la nación piden que le sea retirado el nombre de padres de la patria a Sánchez y a Mella.
Oh! mi Dios, algún día resurgirá la gallardía de los hombres del país, aunque ya no tengamos entre nosotros a Francisco Alberto Caamaño Deñó, Toribio Peña Jáquez, Pallero Ulloa, Manfredo Casado Villar, además de otros acompañantes de lucha que permanecen entre nosotros, tampoco a jóvenes revolucionarios como los integrantes del Grupo Los Palmeros, ni a los centenares que cayeron abatidos por ordenes de los diversos regímenes represivos, pero estoy segura que un día el sol resplandecerá en todo el territorio de nuestra Quisqueya, por eso pedimos rendir verdadero tributo a nuestros héroes.
Que Dios bendiga y proteja a todo el pueblo dominicano

Facebook Comments