La competitividad del turismo rural en España

Madrid.- El turismo rural debe hacer frente a serias amenazas que ponen en riesgo su competitividad en el exterior. La regeneración de los productos turísticos y la colaboración público-privada son algunas de las claves que pueden ayudar a la mejora de la competitividad del sector.
El desarrollo del turismo rural en España en los últimos meses se ha visto afectado profundamente por los cambios económicos y sociales consecuencia de la crisis económica. La subida del IVA (El turismo rural asumirá la subida del IVA), la caída de la ocupación (Turismo rural: caída de la ocupación y última hora deterioran el negocio) y las dudas sobre las consecuencias que traerá la modificación de los puentes festivos (El turismo rural ve pros y contras en la modificación de los puentes festivos) son algunas de las amenazas a las que se enfrenta el sector de cara al próximo año.
En este entorno, es necesario encontrar fórmulas que ayuden a mejorar la competitividad de un sector, el del turismo rural, al que históricamente no se le ha dado el protagonismo necesario a la hora de venderse fuera de España. Si bien el número de alojamientos rurales en nuestro país ha crecido en el último año (El turismo rural en España crece en 370 alojamientos en un año) y la llegada de turistas provenientes de algunos países europeos crece tímidamente (El turismo británico a España crece un 1,1% y su gasto un 8%), lo cierto es que buena parte de los clientes del producto rural en España provienen del mercado nacional.

Foro INTURTECH

El Foro INTURTECH, organizado por la Plataforma de Comunicación Pasión por el Turismo, en colaboración con la Feria De Valladolid, pretende abordar todas estas problemáticas dentro del marco de la XVI edición de la Feria Internacional de Turismo de Interior, Intur, el próximo 21 de noviembre en Valladolid.
Tal y como señala Luis Javier Alonso, promotor de INTURTECH, «es importante regenerar nuevos productos turísticos. No se trata de desechar los productos que ya son clásicos dentro del panorama turístico español, sino cómo hacer que estos productos sean más atractivos a la hora de pensar en el turista».
A la hora de fomentar esta competitividad cobra especial importancia la colaboración tanto de empresas como de instituciones, cuestión que viene reflejada en el Plan Nacional Integral de Turismo, que parte de la base de la puesta en valor de la marca España a través de la potenciación de la colaboración público-privada y la armonización legislativa en materia de turismo entre las comunidades autónomas.
En este sentido, Luis Javier Alonso añade: «Si hemos de hacer más competitivos nuestros productos hemos de hacer mucho mas competitivos nuestros servicios. Para ello hay que tener siempre en el horizonte la relación calidad-precio y esto no será en ningún caso posible, si no mejorar y se hacen mas estrategias la relación entre los publico y lo privado».

Facebook Comments