Proyecto de ley exige formación de diplomáticos

cda39f8981f710685762a28c14d9cc0b_620x412

El proyecto de ley del Ministerio de Relaciones Exteriores y del Servicio Exterior impone que la mitad de los embajadores dominicanos que brindan servicio en el extranjero sean de carrera diplomática.Este borrador pretende así acabar con la práctica de designar a funcionarios en el servicio exterior por asuntos de politiquería, haciendo de estos casos mayoría. Y vendría a sustituir la Ley 314 Orgánica de la Secretaría de Estado de Relaciones Exteriores, que data de nada menos que del año 1964.

¿Qué obstáculos enfrenta el proyecto para su aprobación?, que ya tiene 10 años en la Cámara de Diputados sin salir del ciclo que perime. El diputado Víctor Suarez, presidente de la comisión de relaciones exteriores, asegura que “con Dios por delante” será la semana próxima cuando la Cámara Baja lo apruebe y envíe al Senado. “Por lo menos nuestra comisión la presentará con un informe favorable, bien discutido, ampliado y motivado”.

El canciller Andrés Navarro confirmó que la aprobación de esta ley es el reto inmediato que tiene el Ministerio de Relaciones Exteriores por cumplir “para afianzar el proceso de reforma institucional”, que en el último año ha tenido su momento más intenso y con mejores resultados.

“Es una condición indispensable para que toda la reforma que hemos estado haciendo no se revierta y sea sostenible”, advierte Navarro.

¿Qué dice el proyecto?

Entre los asuntos interesantes que se pueden sacar de este proyecto es que refuerza la formación especializada de los diplomáticos a través del Instituto de Educación Superior en Formación Diplomática y Consular y obliga a que la mitad de las designaciones de embajadores sean por carrera diplomática.
Esto de la carrera diplomática es la apuesta para lograr una labor de calidad en el exterior. La iniciativa plantea que un Consejo de Carrera será encargado de conocer asuntos referentes a esta materia y tendrá como presidente un embajador “que posea un mínimo de 20 años acumulados en el servicio interno y exterior”.

“La proporción de designaciones de funcionarios y funcionarias de la Carrera Diplomática, tanto en la Cancillería como en el Servicio Exterior, no podrá ser menor de un 60% hasta el rango de Ministro Consejero o Ministra Consejera, y de un 50% para el rango de Embajador o Embajadora”, indica el proyecto. Si se aprueba este borrador, la aplicación de las proporciones establecidas se iniciará con un porcentaje de 10, que irá aumentando en un 5 anual.

Otro asunto interesante es que establece como cinco la cantidad de viceministros que serían encargados de: política exterior bilateral, política exterior multilateral, asuntos económicos y cooperación internacional, asuntos culturales y migratorios y, por último, el viceministerio para las comunidades dominicanas en el exterior.

Admite la creación de un sexto ministerio en caso de ser necesario. Actualmente, Cancillería tiene nombrados tres viceministros encargados de política exterior, asuntos consulares y negociaciones comerciales.

El diputado Víctor Suarez, presidente de la comisión de relaciones exteriores en la Cámara Baja, informa de qué se trata este proyecto y dice que será una manera para dejar atrás la asignación de diplomáticos por “politiquería”. Según testimonios del diputado, el país ha sido criticado porque en organismos internacionales, los dominicanos tienen más representaciones que países potencias. Esto tiene sentido porque para inicios del 2015, el “personal inactivo” de Cancillería le costaba el Estado más de dos millones de dólares mensuales.
Parte de la reputación de este ministerio era, precisamente, la cantidad de personas sin funciones nombradas. Y le preguntamos a Suarez si esta problemática tenía fin en el proyecto que está ventilando. “Realmente son decisiones administrativas y la gran mayoría de decisiones vienen del Presidente de la República y el Canciller viene a ser un ejecutivo del Presidente. Creo que este marco jurídico da herramientas eficaces necesarias para contrarrestar ese mal. Lo que sí creo es que también después de eso vendrá la voluntad política”, responde.

Especial atención al criollo en el exterior

La creación de un viceministerio para atender las comunidades dominicanas en el exterior vendría a poner especial atención a la diáspora, a través de esta ley. Entre las funciones del viceministerio está promover su inclusión con el país y realizar estudios relativos a esta comunidad. Y a este nuevo puesto se le suman las competencias del Instituto del Dominicano en el Extranjero (Index), una nueva dependencia de Cancillería asentada en ciudades del extranjero y que busca mejorar la calidad de vida de los dominicanos. “Cuando fue establecida esta ley (la actual 314) los organismos internacionales no eran tan numerosos ni vigorosos como hoy. Las relaciones del país con el exterior eran muy limitadas y hoy tenemos vínculos con prácticamente todo el mundo”, analiza el canciller Andrés Navarro. Existe en esta iniciativa un capítulo (VIII) al “Consejo Nacional de Frontera”, órgano que está descrito en la actual ley, pero en la que no se detalla sus funciones. Este Consejo busca “promover el desarrollo económico y social de los pueblos fronterizos”.

Facebook Comments