Santa Bárbara de Samaná, la ciudad que besa el mar

timthumb (2)

La provincia de Samaná, en la costa atlántica dominicana, es una de las regiones dominicanas con mayores atractivos turísticos. Ocupa un área de 847 km2, con 1,600 Kms de costa y una población de 106,552 (Censo 2010).

Esta península de incomparable belleza se caracteriza por sus playas de arena blanca pobladas de cocoteros; áreas montañosas próximas al litoral, generalmente también cubiertas de cocoteros y dos áreas protegidas (Cabo Cabrón y Manglares del Bajo Yuna).

En 1756 el gobernador español Francisco Rubio y Peñaranda decidió poblar la región para contrarrestar la presencia de corsarios ingleses y franceses; y en 1908, la ciudad y la provincia se denominaron oficialmente con su nombre indígena, Samaná.

Santa Bárbara de Samaná es el nombre de la ciudad capital de la provincia.

La bahía que lleva su nombre, de sorprendente belleza, fue incluida en 2009 en el selecto club de las Bahías más Bellas del Mundo (Le Club des Plus Belles Baies du Monde).

Las demás comunidades turísticas de la península, ubicadas junto al mar, son Las Terrenas (Norte), y Las Galeras (Nordeste). Abundan los hoteles, algunos grandes y con todo incluido, pero la mayoría son pequeños establecimientos. Además cuenta con una amplia oferta gastronómica influenciada por la tradición regional de preparar los alimentos con leche o aceite de coco.

timthumb (1)

Puente peatonal

Los dos cayos de la bahía que, como fieles guardianes, cuidan el puerto de Santa Bárbara de Samaná fueron enlazados y unidos a tierra firme, en los años 70, por dos puentes peatonales, bautizados por los samanenses como “Los Puentes”, convertidos en símbolos de la ciudad.

Caminar por ellos es un paseo que ofrece preciosas vistas panorámicas de Samaná; además de ellos, donde la ciudad besa el mar, está el amplio malecón que acompaña la zona del pequeño puerto.

Tiempo de ballenas

En los meses de enero a marzo es la “Temporada de Observación de Ballenas” y visitan esta bahía miles turistas de todo el mundo para observar las ballenas jorobadas, que huyen de las gélidas aguas del Atlántico Norte para disfrutar de la calidez del Caribe, para aparearse y parir a sus ballenatos.

La presencia de estos enormes habitantes marinos es uno de los atractivos de Samaná, único lugar en el Caribe en que se puede disfrutar del espectáculo que ofrece el avistamiento de las ballenas.

Las excursiones salen desde Punta Cana, La Romana, Puerto Plata, Santo Domingo, Santiago y otras ciudades turísticas.

accessdr

timthumb

Facebook Comments